Ir a contenido

MODELO EDUCATIVO

Ensenyament quiere que los inspectores asuman "liderazgo pedagógico"

La Conselleria quiere crear un cuerpo propio que dependa de la Generalitat

Carmen Jané

Una aula de la facultad de Educación de la Universitat de Barcelona (UB), en el campus de las Llars Mundet.

Una aula de la facultad de Educación de la Universitat de Barcelona (UB), en el campus de las Llars Mundet. / FERRAN SENDRA

La Conselleria d’Ensenyament quiere que los inspectores educativos asuman funciones de “líderes pedagógicos” de sus zonas, cohesionando modelos y ayudando a los directores de centro a implantar su proyecto educativo. Estas nuevas competencias reforzarían las actuales que asume este cuerpo de funcionarios que depende de la Administración General del Estado, y para el que la 'conselleria' quiere crear una división catalana esta legislatura, como anunció recientemente el propio 'conseller', Josep Bargalló, en una entrevista.

Bargalló entonces ya habló de inspectores que asumieran el “liderazgo pedagógico” en los centros educativos, en el que se ocuparan de velar por el proyecto lingüístico y pedagógico. La propuesta de formación del cuerpo propio -previsto en la Ley de Educación de Catalunya (LEC)- no tiene fecha aunque la intención es que se puedan convocar durante esta legislatura.

“La inspección educativa ya revisa los proyectos educativos de centro, mira competencias y evalúa interinos y profesorado, y expone ante la administración las necesidades de cada centro”, explica Carles Martínez, secretario de Políticas Educativas de la Conselleria d’Ensenyament. “Ahora se trata de que asuman una nueva función de liderazgo pedagógico porque son expertos en política educativa, supervisión e inspección”, añade.

Sus nuevas competencias irían en apoyo a los directores de centro, que desde la aplicación de la LEC tienen autonomía para decidir y organizar. “Queremos darles un plus de liderazgo pedagógico y humano en la gestión de plantillas y del centro. No se trata de que los directores solo sean gestores administrativos. La intención de la conselleria no es decir a cada centro lo que tiene que hacer sino acompañarles en sus funciones”, afirma Martínez.

Ensenyament quiere también fomentar que escuelas e institutos formen parte de redes educativas de innovación, que compartan experiencias y buenas prácticas, y pretende extenderlas a todos los centros catalanes a partir de enero. “Es muy importante una buena gestión del aula, con interacción entre el profesor y los alumnos. No solo un modelo de un profesor frente a 20 o 30 alumnos”, señala Martínez.