Todos los huérfanos de mujeres asesinadas cobrarán una pensión

El Congreso acuerda extender las ayudas a las víctimas de cualquier violencia sobre las féminas

Se ampliarán las cuantías, tendrán efecto retroactivo y habrá prestaciones aunque la madre no haya cotizado

Manifestación contra la violencia machista en la plaza de Sant Jaume, en noviembre del 2016.

Manifestación contra la violencia machista en la plaza de Sant Jaume, en noviembre del 2016. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Patricia Martín

En torno a 40 niños al año se quedan huérfanos porque sus madres son asesinadas por sus parejas o por personas que las han atacado por su condición de mujer. Para hacerles el futuro un poquito más fácil, el Congreso ha acordado que todos los hijos de asesinadas, ya sea por violencia machista, ya sea porque primero las han violado y luego las han matado, cobren una prestación hasta que cumplan la mayoría de edad -o como máximo hasta los 25 años si no se han emancipado-. 

Además, como novedad, se crea una ayuda para hijos de maltratadas que no han cotizado nunca, que dependerá de los Presupuestos Generales del Estadoy estará protegida por la Seguridad Social y recogida en su ley general. La prestación será de 600 euros, equivalentes a las que se cobran cuando se han perdido a los dos padres (en la actualidad la mayoría de menores cobraban 140 euros). 

El resto de pensiones también se incrementan, ya que se aplicará el 70% de la base reguladora, al equipararlas a una situación de orfandad absoluta. Así, en el caso de que las madres sí hayan trabajado, las pensiones de orfandaz, de media, superarán los 800 euros. Además, se permitirá percibir la prestación o pensión con carácter retroactivo hasta el 2004.

Estos han sido los acuerdos a los que han llegado los partidos en la ponencia de la proposición de ley presentada por el PSOE en marzo del 2017 y que, originariamente, iba destinada a mejorar las prestaciones exclusivamente de los hijos de maltratadas, con el objetivo de que reciban una pensión digna sin depender de si su madre ha trabajado o no. La ley obliga a que hayan cotizado 500 días en los últimos cinco años, pero muchas víctimas de la violencia machista carecen de empleo o tienen trabajos muy precarios.

La negociación

En la negociación, Podemos ha presionado para que las ayudas se extiendan a los huérfanos de todo tipo de violencia sobre la mujer y el PSOE ha aceptado su ampliación, aunque los términos no satisfacen al partido morado, que mantendrá vivas sus enmiendas para el trámite de comisión. Además, la formación liderada por Pablo Iglesias reclama que las cuantías sean más altas, de tres salarios mínimos.  

Noticias relacionadas

El PP, por su parte, ha reclamado que se amplíen y se equiparen las cuantías para todos los húerfanos, no sólo los que pierdan a su madre en un ataque violento de un hombre. En este sentido, se va a incluir una disposición para que el Gobierno realice, en el plazo de tres meses, un estudio con la finalidad de analizar "otros supuestos de orfandaz absoluta para garantizar la misma protección que a los huerfanos que se refiere esta ley". 

La norma se debatirá el día 14 en comisión y después pasará al pleno, con lo que si no hay impedimentos, será aprobada por el Congreso en el plazo de dos meses como máximo.