Ir a contenido

Los perros rastreadores pueden detectar malaria en personas, según estudio

EFE

Los perros rastreadores son capaces de detectar la malaria en personas, después de ser específicamente entrenados para adquirir esa habilidad, según un estudio presentado hoy en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Tropical en Nueva Orleans (Luisiana, EE.UU.).

Los investigadores de la Universidad británica de Durham descubrieron que los perros pueden oler la malaria en muestras de calcetines usados por niños infectados, un hallazgo que podría contribuir a lograr la primera prueba "rápida y no invasiva" de detección de esta enfermedad mortal.

"Si bien nuestras indagaciones se encuentran en una etapa temprana, hemos demostrado que los perros pueden ser entrenados para detectar personas infectadas con malaria por su olor con un alto grado de precisión", señaló el autor principal del estudio, Steve Lindsay.

El equipo liderado por Lindsay espera que los perros entrenados para rastrear "puedan ayudar a detener la propagación de la malaria entre países y hacer que las personas infectadas se detecten antes y sean tratadas rápidamente".

"Esto podría proporcionar una forma no invasiva de detección de la enfermedad en los puertos de entrada de una manera similar a la forma habitual en que los perros se utilizan para detectar frutas o drogas en los aeropuertos", sentenció el científico.

La investigación, que fue financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, se centró en estudiar calcetines de nailon de niños aparentemente sanos de cinco a 14 años en una región de Gambia.

Las muestras de calcetines se transportaron al Reino Unido, donde dos perros, un golden retriever llamado Lexi y un labrador llamado Sally, fueron entrenados para distinguir entre el olor de los menores infectados con malaria y de otros sanos.

En total se analizaron 175 muestras de calcetines, incluyendo las de 30 niños con malaria y 145 de menores no afectados por esa enfermedad.

Los perros pudieron identificar correctamente el 70 % de las muestras infectadas con malaria e identificar correctamente el 90 % de las muestras sin parásitos de esta enfermedad.

De acuerdo al último Informe Mundial de la Malaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que hubo 216 millones de casos de malaria en 2016, un aumento de cinco millones con respecto al año anterior, mientras que se registraron 445.000 muertes.