Ir a contenido

ATRAPADOS POR EL MAL TIEMPO

Los excursionistas rescatados del Puigpedrós se enfrentan a una abultada sanción

Los Bomberos estudian si deben cobrar el rescate porque los afectados hicieron caso omiso de los avisos

El servicio en la Cerdanya ha movilizado a 69 efectivos, 10 vehículos y un helicóptero durante dos días

Carlos Márquez Daniel

Búsqueda de los desaparecidos, la tarde del sábado, en Meranges.

Búsqueda de los desaparecidos, la tarde del sábado, en Meranges.

Los Bomberos de la Generalitat todavía no han redactado su informe, en el que detallarán el operativo, pero las experiencias previas invitan a pensar que los dos excursionistas salvados este lunes en el entorno del Puigpedrós (Cerdanya) podrían hacer frente a una multa considerable si se confirma que lo suyo ha sido una imprudencia y no un susto impredecible. Desde el 2009, este cuerpo está habilitado para cobrar el importe del rescate si se cumplen una serie de requisitos. En esta ocasión se han desplegado 69 efectivos, 10 unidades terrestres y un helicóptero. Todo parece indicar que si hay factura, será de récord.

El Puigpedrós, el pico más alto de la provincia de Girona (2.914 metros) suele llenarse en verano de familias con niños. No presenta ninguna dificultad, y se corona en poco más de tres horas desde el refugio de Malniu, encima del pequeño pueblo de Meranges. Pero en condiciones adversas, como sucede con cualquier pico, por pequeño que sea, puede llegar a ser muy traicionero. De ahí que el hombre de 57 años y la mujer de 43, ambos vecinos de Sabadell, hayan sido hallados por un helicóptero de la Gendarmería en el lado francés de la montaña, lejos de la ruta de descenso.

El montante

Los Bomberos optan por la prudencia y no se mojan. Habrá que comprobar si, como se ha informado, desde el refugio se advirtió a los montañeros de que subir era una temeridad. Si así fuera, y atendiendo a la normativa de cobro de rescates, podría llegarles pronto un nuevo sobresalto. Vaya por delante que todavía no han trascendido las horas trabajadas, pero el precio de arranque es de aúpa: 41,35 euros por hora cada uno de los 69 bomberos, 53,70 euros por hora para cada uno de los 11 vehículos y 3.120,10 por hora de helicóptero. Además del francés, se usó uno con matrícula catalana llegado desde Sabadell que voló más bien poco porque no se veía nada. Con el precio y el número de efectivos se pueden hacer muchos cálculos a ojo. Incluso el más optimista resulta caro si se tiene en cuanta que han sido casi dos días de búsqueda

La regulación establece tres criterios para cobrar el operativo: si el suceso tiene lugar en zonas señaladas como peligrosas o de acceso prohibido, si las personas salvadas no iban bien equipadas o si se solicita el servicio sin razón justificada. "No se propone el cobro de rescates que no cumplan con uno de los requisitos", señala el manual. En el caso del Puigpedrós, iban equipados y solicitaron ayuda al 112 cuando se vieron perdidos. No era una zona vetada, pero sí podría argumentarse que el guarda de Malniu, una persona conocedora del entorno, les dijo que se sacaran de la cabeza la excursión.

Si se llega a cobrar, sería el noveno rescate con factura para los beneficiarios. El primero se produjo en marzo del 2011 en el río Muga y costó 507,82 euros a los afectados. El más caro hasta la fecha es del pasado julio: 2.880,47 euros para dos escaladores que hicieron caso omiso del aviso de ‘vía ferrata cerrada’. El que avisa no es traidor. 

0 Comentarios
cargando