Ir a contenido

La activista Angela Davis tras visitar CIE de Aluche:Es inhumano y vergonzoso

EFE

La activista estadounidense Angela Davis ha asegurado tras visitar el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche en Madrid que es "inhumano y vergonzoso" que existan ese tipo de centros de retención de migrantes.

La profesora de la Universidad de California y conocida activista feminista se encuentra en Madrid participando en la conferencia "El feminismo será antirracista o no será", dentro del ciclo "Mujeres contra la impunidad", organizado por la Asociación de Mujeres de Guatemala, en La Casa Encendida.

Tras su visita al CIE, donde se ha entrevistado con Josbylle Yrure, una mujer de origen filipino privada de libertad desde hace más de 12 días, Davis ha querido trasmitir ese mensaje al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

"Deberían reconocer que nadie debe ser tratado de esta manera. Es totalmente inhumano y vergonzoso. España y todos los otros países de Europa deben asumir la responsabilidad histórica por la situación en la que nos encontramos hoy", ha dicho la activista.

Por ello, Davis ha reclamado la libertad de Josbylle Yrure y de todas las personas migrantes encerradas en "cárceles cómo ésta, a las que se disfraza con otros nombres."

La activista ha accedido al CIE por el mismo procedimiento que utilizan las familias y amistades de las personas privadas de libertad, constatando los obstáculos para encontrarse con las personas internas, explica en un comunicado Mujeres de Guatemala.

"Centros de internamiento como este indican que aquellos que están en el poder ven a las personas que buscan una nueva vida en Europa, aquí, como criminales", ha opinado Davis, quien ha recordado que Europa no sería lo que es hoy "sin toda la riqueza que fue extraída de muchos de los países de los que las personas huyen hoy buscando en países como España la posibilidad de una vida mejor".

La ONG explica que la mujer filipina que se encuentra en el CIE desde hace 12 días salió de Filipinas con apenas 18 años, "huyendo de las múltiples formas de violencia que soportan las mujeres en su país por el sólo hecho de ser mujeres".