Ir a contenido

MOVILIDAD URBANA

Francia prohibirá a los patinetes eléctricos circular por las aceras

La ministra de Transportes anuncia que este tipo de vehículos entrarán en el código de la circulación para regular su uso

Eva Cantón

Una mujer con un patinete eléctrico en París.

Una mujer con un patinete eléctrico en París. / Benoit Tessier (REUTERS)

Al igual que ocurre en otras capitales europeas, en las calles de las grandes ciudades francesas, como París, Burdeos o Lyon, los patinetes eléctricos geolocalizables mediante una aplicación móvil proliferan a marchas forzadas y se han hecho omnipresentes en un tiempo récord.  Son estupendos para evitar atascos, son silenciosos y no contaminan, pero también son un quebradero de cabeza para los peatones que tienen que sortearlos, y estorban cuando se dejan en medio de las aceras. 

Además, han disparado el número de accidentes, desde simples contusiones hasta fracturas múltiples e incluso traumatismos craneales. Aunque no deberían superar los 25 kilómetros por hora, algunos pasan de los 40.  El resultado es que el 2017 se ha saldado con un 23% más de siniestros y los patinetes han sido responsables de 268 heridos y cinco muertos.

Hasta ahora, la legislación francesa (como la de otros países donde el patinete es también un fenómeno en alza) estaba desarmada frente al 'boom' de estos y otros artilugios de desplazamiento individual, pero el Gobierno se ha propuesto colmar ese vacío legal y darles el adecuado marco jurídico.

La ministra de Transportes, Elisabeth Borne, anunció este martes en la Asamblea Nacional que se incorporará al código de la circulación una nueva categoría de vehículos, aprovechando la nueva ley de movilidad que prepara su departamento. "No podemos permitir que aparatos que circulan a 20 o 30 kilómetros por hora pongan en peligro la seguridad de los peatones en las aceras", defendió la ministra apoyándose en las cifras de seguridad vial.

Borne adelantó que los patinetes podrán circular en pistas o carriles bicis, pero no en las aceras, y que la próxima regulación dará cierto margen de maniobra a los ayuntamientos para adaptar las nuevas normas a las características específicas de la ciudad.

Reglas para las empresas

La futura ley incorporará reglas para los prestatarios de este tipo de servicios (las empresas Bolt, Bike y Bird en el caso de París) para evitar que los patinetes disponibles dificulten el paso de los peatones o alteren la circulación.  El Gobierno dará así un marco legal a las empresas, tal y como demandan los alcaldes de las ciudades afectadas.

"Los aparatos de desplazamiento eléctrico personal forman parte de las nuevas soluciones [de movilidad] pero una innovación solo es positiva si se desarrolla en un marco adecuado y permite beneficiar a todo el mundo. Afecta a la seguridad tanto de los peatones como de los usuarios", insitió la ministra.

Para los patinetes clásicos, es decir mecánicos, nada cambiará.  Siempre y cuando vayan por la acera a una velocidad inferior a los 6 kilómetros por hora o a menos de 25 kilómetros en los carriles bicis el código de circulación los equipara a un peatón. Para circular por la calzada, en cambio, cualquier aparato de movilidad tiene que estar homologados y tener una matrícula.

Según un estudio reciente, el mercado de aparatos de desplazamiento personal (patinetes, 'segways' y 'hoverboards') ha aumentado un 57% en el 2017 y la previsión es que este año lo haga en un 32% impulsado por el éxito del patinete eléctrico.