Ir a contenido

RELIGIÓN EN LAS AULAS

Ensenyament quiere impartir cultura religiosa a partir del próximo curso

La conselleria quiere forzar el cambio de currículum para incluir la diversidad de culturas

Bargalló esgrime que algunas escuelas católicas concertadas ya han optado por esta línea

Carmen Jané

El conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, en las jornadas del Consell Escolar de Catalunya.

El conseller de Ensenyament, Josep Bargalló, en las jornadas del Consell Escolar de Catalunya. / ACN / BERNAT VILARÓ

La asignatura de Religión en Catalunya será Cultura Religiosa, con explicación de las distintas religiones, de la dimensión espiritual del individuo y de historia de la religión y su plasmación en las artes, y no enseñar el ideario de un determinado credo. Así lo ha anunciado la Conselleria d’Ensenyament al término de una jornada del Consell Escolar de Catalunya, y tras varios anuncios del ‘conseller’ Josep Bargalló en este sentido, que ya intentó forzar el cambio cuando era ‘conseller en cap’ del tripartito de Pasqual Maragall.

La intención de la conselleria es que el cambio oficial de orientación se produzca el curso próximo, pese a que la Iglesia católica, que es quien aprueba a los docentes de la materia no se ha pronunciado aún en este sentido. A favor de la conselleria está el hecho de varias escuelas concertadas, como las Vedruna o los Escolapios, ya están impartiendo cultura religiosa en lugar de religión, así como algunos centros públicos a iniciativa de sus docentes, con autorización de la Santa Sede.

Concertadas católicas

“Son algunas escuelas religiosas católicas concertadas las que nos están marcando el camino”, anunció Bargalló. “El sistema escolar no tiene que explicar confesiones sino que ha de enseñar a entender el mundo, a entender sus referentes, no a dar doctrina ni catequesis”, dijo. Y explicó que ya se había reunido con la jerarquía católica catalana para insistirles en esta necesidad y comunicarles sus intenciones.

Hay varias cuestiones de fondo en este cambio de orientación: por un lado, que, según Ensenyament, los acuerdos de las distintas religiones con el Gobierno central podría acabar obligando a que hubiera tantos tipos de clases de religión como credos hubiera en un centro, y por otro, la creciente ignorancia de la cultura religiosa impide la comprensión adecuada del arte, literatura o la historia universales para los escolares. Además, admiten los docentes, hay una creciente reducción del número de alumnos de Religión en Catalunya.

“Muchos alumnos no se apuntan a clase de religión porque sus padres están convencidos de que damos doctrina católica en clase, y el resultado es que tenemos a una gran cantidad de alumnos que no conoce las religiones, lo que dificulta, además de identificar referentes culturales, la comprensión mutua y eso es un problema para la sociedad”, explica Bernat Villalonga, vicepresidente del sindicato Junts. Docents de Religió de Catalunya. Algunos docentes, además, afirman sentirse discriminados por otros miembros de su claustro, que les ven como adoctrinadores de un determinado credo cuando, afirman, tienen una realidad plural de religiones en las aulas.

La presión está ahora hacia la Iglesia católica, que ha recibido con silencio las propuestas para girar la asignatura hacia planteamientos más amplios y diversos. El propio Bargalló lo intentó en el 2005 planteando a la Iglesia incluso asumir la contratación de los profesores como propia. Hubo incluso una jornadas de la dirección general de Asuntos Religiosos en las que se abordó cómo crear una asignatura de cultura religiosa en el 2005.

También el Gobierno del PSOE ha expresado su intención de reconvertir la asignatura de religión hacia un enfoque cultural. La actual ministra de Educación, Isabel Celaá, expresó su intención de crear una asignatura de valores cívicos obligatoria y relegar la religión al ámbito no evaluable, lo que causó airadas reacciones de sectores católicos. La iniciativa catalana podría abrir una nueva vía en este sentido.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.