Ir a contenido

170 ANIVERSARIO

La primera revolución sobre ruedas

La línea Barcelona-Mataró, la primera de la península Ibérica, cumple 170 años este domingo

"Cercanías es un ejemplo claro de política social redistributiva", afirma Isaías Táboas, presidente de Renfe

El Periódico

Locomotora de época del tipo Garrat, construida en 1961, para realizar el trayecto Barcelona-Mataró con motivo del 150 aniversario de la línea.

Locomotora de época del tipo Garrat, construida en 1961, para realizar el trayecto Barcelona-Mataró con motivo del 150 aniversario de la línea. / EFE / ALBERT OLIVÉ

El ferrocarril español conmemora este domingo el 170 aniversario de la inauguración oficial de la línea de tren entre Barcelona y Mataró, que ha pasado a los anales como la primera de la península Ibérica. La infraestructura (que no fue la primera española porque se le adelantó, en 1837, el tren entre la Habana y Güines, en Cuba), cubría un tramo de 29,1 kilómetros y unía las poblaciones de Barcelona, Sant Adrià de Besòs, Badalona, Premià de Mar y Mataró, entre otras.

Isaías Táboas, actual presidente de Renfe, compara aquel hito tecnológico y de la ingeniería con el esfuerzo que se está haciendo en la actualidad para que el tren siga siendo un medio de transporte competitivo y eficaz.

¿Qué supuso la entrada en servicio de la primera línea Barcelona-Mataró?

Supuso un antes y un después en el transporte en España, y supuso un auténtico hito que revolucionó la movilidad de la época. Ciento setenta años después, el ferrocarril representa uno de los principales medios para los ciudadanos de este país, y nos ha colocado a nivel mundial como uno de los países de referencia. 

¿Cómo eran aquellos trenes?

Muy diferentes de lo que actualmente entendemos por un tren hoy. Entonces las locomotoras funcionaban a vapor y los tiempos de viaje eran muy superiores. Hoy, afortunadamente, contamos con líneas férreas y material rodante que, en muchos casos, están a la vanguardia en el mundo del ferrocarril. No obstante, hemos de seguir mejorando nuestro servicio y nuestras prestaciones cada día.

¿Fue casual que el primer tramo que entró en servicio fuera este, el Barcelona-Mataró?

Fue el resultado de una iniciativa privada, de movimientos sociales y económicos propicios, y de circunstancias de índole personal de algunos empresarios, que más tarde se concretarían en otras zonas del país. No se puede decir que fuera casual que la implantación del ferrocarril en la península Ibérica se iniciase en Catalunya, porque el primer ferrocarril en España se construye en Cuba.

Isaías Táboas, presidente de Renfe, ante un tren en movimiento. / EL PERIÓDICO

¿Cómo se va a celebrar este 170 aniversario?

Hemos previsto una serie de animaciones en las estaciones de Sants y de Mataró con actores que representan personajes de época, y rememoraremos con los viajeros de una forma simpática lo que fue ese primer viaje Barcelona-Mataró. Nos sumaremos además a las acciones que en los distintos Museos del Ferrocarril en España celebran el día 28, el llamado Día del Tren.

¿Cuáles fueron los siguientes hitos del ferrocarril en España?

Tras las primeras experiencias con ferrocarriles en España, con la Barcelona-Mataró y posteriormente el Madrid-Aranjuez, se empezó a desarrollar una industria que, en las primeras décadas del siglo XX llegó a contar con casi 100.000 trabajadores. Tras la Guerra Civil (en la que, por cierto, se produjo una gran represión entre los ferroviarios) y los procesos de reconstrucción, llegamos a finales de la década de 1980 y comienzos de los años 90 cuando tiene lugar el comienzo en nuestro país de la actividad en la alta velocidad ferroviaria, un camino que ha transformado las infraestructuras, los tiempos de viaje y los modos de transporte en España.

La transformación que la alta velocidad ha generado en el sistema ferroviario español durante los últimos 25 años, y por extensión en el sistema de transporte nacional, puede observarse a través de varios datos. Más de 36 millones de viajeros utilizaron los servicios de alta velocidad de Renfe en 2017, incluidos servicios Ave, Avant (Alta Velocidad Media Distancia) y Alvia, trenes de ancho variable que combinan las dos redes que conviven en España, muy lejos de los 1,3 millones de viajeros que utilizaron los servicios de alta velocidad (Ave y lanzaderas) en 1992 (abril-diciembre), cuando se inauguró el AVE en España. La evolución a lo largo de estos 25 años sitúa la cifra acumulada de viajeros que han utilizado la red de alta velocidad en España en 360 millones de viajeros.

También a partir de los años 80 hemos asistido al desarrollo de los núcleos de Cercanías, que es el servicio de transporte urbano e interurbano más utilizado en nuestro país en términos ferroviarios.

Tras el despliegue de la alta velocidad en España, ¿cuáles son los planes generales de Renfe para las pequeñas líneas (de Cercanías y Media Distancia), como esta veterana Barcelona-Mataró, que siguen siendo tan utilizadas por los ciudadanos?

Los servicios de Cercanías y Media Distancia representan casi el 80% del volumen de uso del tren en nuestro país. Por eso, vamos a velar por recuperar las inversiones para modernizar y renovar el parque de material rodante, mejorar la atención al cliente y adaptarnos a la intermodalidad desde el punto de vista de nuevos modos que la ciudadanía demanda. Cercanías es un ejemplo claro de política social redistributiva. El Ministerio de Fomento tiene los conceptos muy claros en este sentido.

Temas: Trenes AVE