El Congreso tumba la enmienda del PP a la regulación de la eutanasia

La normativa seguirá ahora su tramitación, pero verá la luz después de la ley de muerte digna

Los partidos afean a los populares que confundan cuidados paliativos con el suicidio asistido

Concentración a favor de la eutanasia en el Congreso de los Diputados

Concentración a favor de la eutanasia en el Congreso de los Diputados / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
Patricia Martín

El Congreso tumbó este jueves la enmienda a la totalidad que el PP presentó al proyecto de ley destinado a regular la eutanasia. El objetivo de los conservadores era demostrar su oposición a uno de los temas bandera del Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, pero su texto alternativo no recibió el apoyo de ningún grupo.

Es más, el resto de partidos cargaron contra los populares no tanto porque se opongan a la eutanasia sino por las formas elegidas: a través de una enmienda que "plagia" la ley de cuidados paliativos de la Comunidad de Madrid, presentada por el PSOE, pese a que el Congreso está a punto de alumbrar su propia ley de muerte digna.

"No han presentado un texto alternativo, esto es una burda copia de leyes que ya existen […] es una tomadura de pelo", reprochó al PP el peneuvista Joseba Agirretxea, mientras que otros portavoces recordaron que no es lo mismo la extensión de los cuidados paliativos que la eutanasia o suicidio asistido.

Argumento reduccionista

La diputada popular encargada de defender la iniciativa, Pilar Cortés, reconoció que su enmienda "emana" de leyes autonómicas pero defendió su oportunidad con el argumento de que los "textos legislativos no tiene propiedad intelectual" y la ponencia de la ley de muerte digna aún no ha acabado sus trabajos. Además, enojó al resto de partidos al oponerse a la eutanasia con un argumento reduccionista de que a "alguien que no quiere vivir" el Estado no puede contestarle: "Perfecto, entonces te vamos a matar". En su opinión, la respuesta de las instituciones tiene que estar destinada a "aliviar su dolor psíquico y físico".

El PNV le respondió que las leyes "no se hacen para matar a nadie", mientras que el portavoz del PSOE, Jesús María Fernández, recordó que las encuestas indican que los españoles apoyan la eutanasia pero el problema es que el PP "siempre llega tarde a la conquista de derechos".  

La diferencia con la 'muerte digna'

La regulación de la eutanasia continúa ahora su tramitación, porque la decisión de Pablo Casado de marcar perfil propio con un texto alternativo permitió que la norma saliera del bucle en el que se quedan ancladas otras leyes: la eterna ampliación del plazo para presentar enmiendas. Eso no significa que su aprobación vaya a ser rápida, pese a que solo el PP y algunas organizaciones médicas se oponen.

Noticias relacionadas

La ley de muerte digna fue admitida a trámite en marzo del 2017 y aún no hay un texto definitivo porque se han requerido decenas de reuniones para que los partidos alumbren un informe. Si bien, Cs, el partido impulsor, calcula que será aprobada en la Cámara baja antes de que acabe el año.

Esta norma está dirigida a pacientes en su etapa final de la vida, a los que se facilitará una "sedación paliativa" que puede acelerar el final si es preciso aliviar su sufrimiento, mientras que la eutanasia podrá solicitarla cualquier enfermo con un sufrimiento "insoportable", que no se valga por sí mismo, pero sin que sea necesario que padezca una dolencia terminal.