Ir a contenido

DEBATE SOBRE LA EDUCACIÓN

El plan de Bargalló para apuntalar el castellano en la escuela levanta críticas en el seno del independentismo

Ensenyament defiende que se puedan impartir más clases de lengua española en entornos catalanoparlantes

Expertos ven desproporcionada la polémica y remiten a la realidad de las aulas

Carmen Jané

Josep Bargalló, en la presentación del nuevo modelo lingüístico catalán.

Josep Bargalló, en la presentación del nuevo modelo lingüístico catalán.

La propuesta presentada este martes por el 'conseller' de Ensenyament, Josep Bargalló, que ha defendido que se pueda dar más castellano en entornos catalanohablantes y más catalán en entornos castellanohablantes para que los alumnos acaben la educación obligatoria con el mismo nivel de competencia en ambos idiomas, ha despertado airadas reacciones en las redes sociales y varias peticiones de aclaraciones desde entidades como Òmnium Cultural a Plataforma per la Llengua.

La propuesta, titulada “El model lingüístic del sistema educatiu a Catalunya”, pide además que se tenga en cuenta la lengua materna (ahora llamada “lengua primera”) de los niños a la hora de fijar las estructuras lingüísticas curriculares y que se refuercen las lenguas cuyo conocimiento se vea más flojo entre los alumnos, muchos de ellos de familias inmigrantes y con lenguas familiares no estatales. 

"Lo que hacemos es adecuar la didáctica de las lenguas a la realidad sociolingüística actual de nuestros centros", ha argumentado Bargalló en una entrevista con Josep Cuní en la cadena SER --la única del día--, y ha subrayado que el objetivo es conseguir que todos los alumnos sean "altamente competentes" en catalán y castellano. "Y esta es una estrategia que se debe seguir de manera diferenciada a cada centro", ha insistido.

El titular de Ensenyament, profesor de lengua y literatura catalana y exdirector de instituto, ha recordado que en el documento presentado este martes han trabajado técnicos del departamento de Ensenyament en los últimos cuatro años y que está apoyado en los criterios y últimos trabajos tanto de la investigación lingüística como de la neurociencia.

Ya se hace

Desde la ‘conselleria’ se insiste también en que el documento recoge lo que ya se está haciendo en muchos centros catalanes, que es reforzar aquellas materias en las que los alumnos van más flojos, incluidas las lenguas. Y que hasta ahora cada centro ya podía, en su proyecto lingüístico, que se incluye en el Proyecto Educativo de Centro previsto en la ley de educación de Catalunya (LEC) del 2009, fijar las medidas necesarias para “garantizar el mismo grado de competencia lingüística en catalán y castellano al final de la educación obligatoria y las estrategias educativas que garantizarán el aprendizaje de la lengua castellana”.

La propuesta, sin embargo, ha sido en general bien acogida desde la comunidad investigadora. “Es una declaración, no una normativa, que refuerza el modelo de inmersión lingüística y moderniza el modelo en función de los avances de los últimos años, pero pasa a los centros la responsabilidad de elegir cuál es la lengua primera de los alumnos porque nunca habrá una lengua primera única”, señala Enric Prats, profesor de Pedagogia de la UB y autor del libro 'Educació, una qüestió d’estat'.  

Ese punto de quién decide es, en cambio, lo que más valora CCOO Ensenyament, que destaca que “no es un modelo centralista sino que deja libertad al centro educativo en función de su situación sociolingüística y propone que puedan ajustarse para lograr las competencias lingüísticas necesarias”, señala Manel Pulido.

Retroceso por las horas de inglés

Ustec, por su parte, sí considera que puede dar un retroceso del catalán, pero a costa de querer insistir más en el inglés. “En el catalán es donde se encuentra el alma de la escuela, pero tiene enfrente dos lenguas muy potentes: el castellano y el inglés”, afirma Ramon Font.

Francina Martí, presidenta de Rosa Sensat, señala que, aunque no ha leído el documento completo, cree que “sigue los pasos de política lingüística” y fija que “aprender lenguas es un valor, no solo un aprendizaje”. “”El catalán sigue siendo la lengua de la escuela, conocida y querida, la vehicular”.

Plataforma per la Llengua solicitó y obtuvo una reunión de urgencia con altos cargos de la conselleria para pedir explicaciones. "Hemos abierto una vía de comunicación con el departamento y se nos han mostrado dispuestos a aceptar modificaciones para garantizar que el conocimiento del catalán no resulte perjudicado. También nos han dicho que darán autonomía a cada centro pero que habrá una coordinación desde Ensenyament", ha explicado la vicepresidenta de la entidad, Mireia Plana. También Òmniun Cultural ha pedido explicaciones sobre el documento. 

Inmersión o monolingüismo

La ley de educación catalana (LEC) se remite al artículo 35.2 del Estatut d’Autonomia que “garantiza a toda la población escolar, sea cual sea su lengua habitual al iniciar la enseñanza el cumplimiento del deber y el ejercicio del derecho de conocer con suficiencia oral y escrita el castellano y el catalán”. 

La misma ley señala también su interés por “reforzar la importancia del catalán y su aprendizaje como lengua propia de Catalunya y factor de inclusión social y quiere hacer una apuesta por la potenciación del plurilingüismo en las escuelas asegurando. como mínimo, un buen nivel de aprendizaje de una tercera lengua”. El texto fue aprobado por el Parlament con Ernest Maragall, entonces todavía en el PSC, como 'conseller' de Educació del tripartito y contó con el aval de ERC que aseguró entonces que la ley “blindaba la inmersión lingüística”.

 

Pero los planteamientos de la LEC se quedaron cortos para algunos con el procés, y un destacado grupo de lingüistas y políticos, entre ellos la entonces 'consellera' de Ensenyament Irene Rigau y el exlíder de ERC Josep-Lluís Carod-Rovira, firmaron en marzo del 2016 el llamado “Manifiesto Koiné”, que reclamaba que el catalán fuera la única lengua oficial en una Catalunya independiente.  También ERC salió entonces en defensa del bilingüismo como “nuestras lenguas”, en expresión de Joan Tardà que este miércoles recuperaba Bargalló en la entrevista a la SER. Era también la línea defendida en su día por el ahora preso Oriol Junqueras. 

0 Comentarios
cargando