Ir a contenido

INMIGRACIÓN

Un inmigrante muere en Melilla durante un salto masivo de la valla

300 subsaharianos intentan acceder a la ciudad autónoma y 200 lo logran

EL PERIÓDICO

Policías españoles tratan de disuadir a inmigrantes encaramados a la valla de Melilla, fronteriza con Marruecos.

Policías españoles tratan de disuadir a inmigrantes encaramados a la valla de Melilla, fronteriza con Marruecos. / EFE / ARCHIVO

Un inmigrante ha muerto este domingo en Melilla un intento de salto masivo de la valla en el que han participado cerca de 300 subsaharianos y que ha tenido lugar a las nueve de la mañana en el área de los Pinos de Rostrogordo, en las zonas A-8 y A-10 del perímetro fronterizo. Unos 200 han logrado acceder a la ciudad autónomaEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que el Ejecutivo "siempre apostará por una solución coordinada y europea ante el reto migratorio". 

El fallecido ha sido encontrado por la Guardia Civil junto con otras tres inmigrantes en las inmediaciones del Pantano de Adelfas, cerca del punto de la valla en el que ha tenido lugar el salto.  partir de ese momento, se ha activado el protocolo de la Cruz Roja para atender a los 19 subsaharianos lesionados. Los que han logrado entrar en Melilla se han dirigido en grupo hacia el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Este es el segundo salto masivo en Melilla este año después del que tuvo lugar el pasado 6 de enero, cuando 209 extranjeros lograron acceder a la ciudad. El 11 de septiembre, otros cinco inmigrantes lograron pasar la frontera.

La Delegación de Gobierno ha informado de que se practicará una autopsia al fallecido, aunque ha avanzado que se cree que su muerte se ha debido a una parada cardiorrespiratoria. "A pesar de los intentos de los servicios sanitarios por reanimarlo, no se ha podido hacer nada por su vida", ha asegurado la delegada Sabrina Moh. Un amplio dispositivo policial se ha instalado en el perimetros fronterizo y ante el CETI, mientras los recién llegados superaban los trámites de identificación en el interior. En esta operación han resultado también heridos seis guardia civiles, que no han requerido asistencia sanitaria.

Denuncia ante el Defensor del Pueblo

La Red Española de Inmigración ha presentado una denuncia ante el Defensor del Pueblo para que investigue la muerte del inmigrante y ha pedido al Gobierno que paralice la devolución de las 200 que consiguieron entrar  y se efectúe una devolución expréss.

Esta plataforma ha criticado que el acuerdo de readmisión de 1992  esté convirtiéndose "en la tónica del Gobierno para solucionar un problema estructural de coordinación de flujos migratorios" cuando es contrario a lo recogido en el protocolo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, que rechaza de forma expresa las expulsiones colectivas de extranjeros.

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha lamentado la muerte del inmigrante tras el último salto a la valla de Melilla, un suceso que "se veía venir" según esta organización y de la que, dicen, ya habían advertido. Y para evitar más tragedias como esta, la AEGC ha pedido más recursos humanos y materiales.

"AEGC lleva años advirtiendo de que algo así podía ocurrir en cualquier momento; hoy ha sido un inmigrante pero podía haber sido uno de los guardias civiles que custodian la frontera", señalan desde la asociación, que también considera "lamentables" y "tristes" las lesiones sufridas por los guardias civiles.