03 jul 2020

Ir a contenido

Víctima del 'estafador del amor': "Me creí que era un inversor de bolsa"

Albert Cavallé se sienta de nuevo en el banquillo de los acusados por estafar 2.500 euros a una mujer que conoció en internet

El acusado sostiene que las 16 denuncias que hay contra él son fruto de um complot organizado por su expareja sentimental

J. G. Albalat

Cavallé, en el banquillo de los acusados, este miércoles.

Cavallé, en el banquillo de los acusados, este miércoles.

“Creí que era un inversor de bolsa por su forma de hablar, de comportarse, por todo. Por eso le di 2.500 euros”. Así se ha expresado Carolina en el juicio que se ha celebrado este miércoles en un juzgado de Barcelona por presunta estafa contra Albert Cavallé, conocido como el ‘estafador del amor’, y que se enfrenta a una condena de dos años de prisión. El acusado no se ha reconocido en los audios y mensajes aportados por la denunciante, ha negado las imputaciones y ha aludido a un complot por parte de su expareja, con la que rompió tras descubrir la mujer que él le era infiel.

Cavallé ha vuelto a reaparecer. Los últimos juicios le han sido favorables y los magistrados le han absuelto. En esta ocasión, ha vuelto a presentarse como víctima de su expareja y ha explicado que a través de los contactos que tenía en su teléfono móvil, ella contactó con amigas suya para convencerles y “organiza” las 16 denuncias que existen contra su persona. La defensa ha argumentado que los mensajes de móvil y los audios aportados como prueba podrían estar manipulados y ha dicho de  cliente ue es un “modelo” , con buen plante y que ha aparecido en "portadas de revistas".

El 'estafador del amor' ha admitido que conoció antes del verano del 2016 Carolina en una web de contactos y que quedaron varias veces. Incluso, intimaron. “Lo estaba pasando mal y le pedí prestado 1.090 euros. A cambio, le entregué un anillo con un pequeño diamante valorado en unos 1.000 euros”, ha sostenido. “Me prestó dinero como de amiga a amigo”, ha insistido el acusado que ha negado que se hiciera pasar por inversor de bolsa. “Le pregunté si quería el anillo o el dinero y a partir de ahí perdimos el contacto”, ha puntualizado. Y de 2.500 euros, nada, según él, solo 1.090.

Dinero en metálico

La versión de Carolina es muy diferente. Ha relatado que conoció a Cavallé a través de las redes de contacto y que cuando lo vio en persona le dijo que él invertía en bolsa y que trabajaba en la empresa de su padre. Ella se lo creyó y, al cabo de unos días, le dio 2.500 euros en dos veces. A cambio, se le prometió que “recibiría por duplicado este importe”. Pero no ha visto por ahora ni un céntimo. “Me dejó de contestar a los mensajes”, ha declarado.

Sobre el anillo que el acusado le dio como “garantía”, la denunciante ha especificado que lo mandó tasar y que su valor era de unos 100 euros. Cuando empezó a sospechar que todo era mentira, Carolina, según sus palabras, le siguió “el rollo para intentar recuperar el dinero”. Pero él, ha asegurado la presunta víctima, “jugó a despistarme” y le llegó a decir que había sufrido un accidente y que estaba hospitalizado. “Me envió una foto desde su casa”, ha apostillado la joven. Su abogado ha afirmado en su informe que Cavallé no tiene un trabajo fijo desde hace años y “vive de la estafa”. La defensa ha requerido la absolución.

Temas Estafas