Ir a contenido

informe

La UE suspende a España en la lucha contra el abandono escolar y el acceso al empleo de los jóvenes graduados

En España hay un 22% de abandono escolar entre los hombres

El 28% de los jóvenes sigue sin encontrar trabajo tres años después de graduarse

Ana García

Una clase de una escuela de LHospitalet de Llobregat

Una clase de una escuela de LHospitalet de Llobregat / RICARD CUGAT (ARCHIVO)

La edición del 2018 del Monitor de Educación y Formación que publica anualmente la Comisión Europea vuelve a dejar a España en un más que discreto lupgar. El informe constata que España tiene por delante un desafío regional importante para eliminar las desigualdades entre comunidades autónomas y sigue estando lejos del aprobado en la reducción del abandono escolar y en el acceso al empleo de los jóvenes graduados. Otro dato que se extrae del informe es que las mujeres son mejores alumnas que los hombres.

España es uno de los países que más tiene que trabajar para alcanzar el objetivo de la UE de reducir al 10% la tasa de abandono de la educación y la formación. Nuestro país se sitúa ocho puntos porcentuales por debajo de la media europea con una tasa del 18.3% frente al 10.6% de la UE. Los hombres son los que más abandonan, casi el 22%, siete puntos por encima de las mujeres.

Según el informe, si bien hay “un buen progreso en la reducción del abandono escolar prematuro” en España, las tasas aún varían entre las regiones y el problema de la repetición de grado persiste. En lo que a la educación superior respecta, las tasas de abandono inicial siguen siendo altas y a nuestros estudiantes les cuesta terminar sus grados universitarios.

El segundo suspenso no es un secreto para nadie, en España la proporción de jóvenes (entre 20 y 34 años) que encuentran empleo durante los tres años siguientes a graduarse se sitúa en un 71,9%, todavía lejos del objetivo del 80% fijado por la UE para 2020 y de la media europea, que ya alcanza el 80,2%.

Si hablamos de lectura, los españoles se acercan poco a poco al objetivo de reducir al 15% la tasa de bajo rendimiento, aunque las cifras en ciencias (22.2%) y matemáticas (18.3%) demuestran que necesitamos refuerzo en las asignaturas que no son “de letras”.

Aprobado en educación infantil

Pero no todo son malas noticias, España tiene un sobresaliente en la tasa de participación en educación infantil: el 97,3% de los niños entre 4 años y la edad para comenzar la educación primaria van a escuelas infantiles, por encima de la media del 95,3% y del objetivo del 95%.

Además, la proporción de jóvenes de 30 a 34 años que cuentan con estudios superiores se sitúa en el 41,2%, por encima de la media del 39,9% y del objetivo del 40%. Mención especial a las mujeres: casi la mitad de ellas (el 47,5%) tienen estudios superiores sobrepasando por mucho a sus compañeros varones (34,8%). Lo curioso es que, a pesar de los buenos resultados, la cifra conjunta de este año ha descendido con respecto a la del año anterior.

"Me complace ver que los Estados miembros están trabajando duramente para cumplir los objetivos acordados en educación para el 2020 y para permitir que los jóvenes se conviertan en miembros comprometidos de nuestras comunidades” ha dicho Tibor Navracsics, comisario de Educación de la UE. 

El comisario también se ha mostrado “particularmente orgulloso” del aumento del gasto en educación (un 0.5% de media), aunque ha pedido a los Estados miembros que sean “más ambiciosos” con la inversión, puesto que 12 países han gastado menos que el año pasado y algunos se mantienen en niveles anteriores a la crisis económica.

Por otro lado, el Monitor, que este año presta especial atención a la Educación para la Ciudadanía, indica que persisten las diferencias dentro de los países y entre ellos. “Solo el 50% de los estudiantes tienen confianza en las instituciones cívicas, lo que es muy preocupante”, ha declarado Navracsics, quien aboga por promover los valores europeos, el pensamiento crítico y la responsabilidad a través de los centros educativos.

A medias tintas

Existen otros aspectos de la educación en España que se quedan a medias tintas entre el aprobado y el suspenso. El gasto en educación se mantiene estable, pero por debajo de la media de la UE, aunque cabe destacar que el en presupuesto del 2018 aumentó la partida para becas de estudios.

El informe también destaca un mayor esfuerzo en la formación de los docentes de Educación para la Ciudadanía a la hora de abordar temas delicados como racismo y la xenofobia. Sin embargo, esta asignatura sigue sin ser obligatoria y existen diferencias entre las comunidades autónomas.

Por último, siguen en curso las iniciativas introducidas en los sistemas de formación profesional tras la reforma del 2015 para dar respuesta a la baja participación en este campo y a las bajas tasas de empleo.