PERFIL

Menéndez Fernández, el obispo acusado de encubrir a un sacerdote pederasta

El obispo de Astorga pidió disculpas "en nombre de toda la comunidad diocesana" por los actos cometidos por Ramos Gordón en La Bañeza y Puebla de Sanabria

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez

3
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez Fernández, de 61 años, será el responsable de la Comisión antipederastia creada por la Iglesia católica española para prevenir y proteger de los abusos sexuales a menores dentro de la institución, según ha informado hoy la Conferencia Episcopal (CEE)

Este nombramiento ha causado un gran revuelo mediático . Y es que Menéndez no expulsó al sacerdote José Manuel Ramos Gordón, protagonista del primer episodio de pederastia en España reabierto, juzgado y castigado por el Vaticano. Según las víctimas, el obispo conocía y encubrió los abusos de un sacerdote pederasta, considerado culpable casi tres décadas después.

El caso se destapó tras una llamada al diario ‘La Opinión de Zamora’ de una de las víctimas, Francisco Javier, que estudiaba y residía con su hermano en el Seminario Menor de La Bañeza (León) a finales de los ochenta; y tuvo una gran repercusión gracias en buena parte por el ‘Salvados’ titulado ‘El silencio de La Bañeza’  ‘El silencio de La Bañeza’ emitido en diciembre del 2017.

Ramos Gordón también cometió abusos sexuales durante su etapa anterior como educador en el colegio diocesano Juan XXIII de Puebla de Sanabria entre los años 1981 y 1984, su primer destino tras ser ordenado sacerdote. Los abusos perpetrados por Ramos Gordón en este colegio eran un secreto a voces, pero los miembros de la iglesia taparon este terrible incidente e incluso le trasladaron al seminario de La Bañeza, donde siguió abusando de menores.

Comparecencia pública

Menéndez Fernández compareció ante los medios de comunicación el 17 de septiembre para hablar de los abusos sexuales a menores cometidos presuntamente por Ramos Gordón a principios de los 80. "A pesar de que los hechos denunciados habían prescrito canónica y civilmente, pues se remontan hace más de 35 años, ordené una investigación exhaustiva y di cuenta a la Santa Sede de esta decisión”, expresó.

La Congregación para la Doctrina de la Fe recibió las actas y las conclusiones de la investigación previa y levantó la prescripción de los hechos. “Me encomendó realizar un Proceso Administrativo Penal en la diócesis” y, continuó el obispo de Astorga, se declararon “probados los hechos denunciados y, por tanto, la comisión de un delito grave de abusos sexuales a menores”. Ese delito grave implicaba la “privación del ejercicio público del ministerio sacerdotal durante 10 años residiendo en un monasterio o convento o fuera de la diócesis de Astorga”.

Esta fue la segunda condena, pues en un primer momento, por abusar sexualmente de seminaristas –el cura admitió los abusos cometidos a los dos hermanos- la pena interpuesta por el Vaticano fue de un año de inhabilitación, una auténtica “burla” para Francisco Javier, el primero en denunciar a Ramos Gordón.

Sus disculpas

Menéndez Fernández informó personalmente de la decisión adoptada a Ramos Gordón y a la víctima, a la que expresó su dolor, asegura, “por la gravedad del delito cometido”. “Le pedí perdón en nombre de toda la comunidad diocesana y me puse a su disposición para acompañarle espiritual y humanamente en aquello que legítimamente pueda hacer”, apostilló.

Los hechos denunciados y probados fueron catalogados por el actual obispo como “execrables y vergonzosos”, y prometió en aquella comparecencia ante los medios de comunicación “luchar contra estos delitos por todos los medios legítimos”. Asimismo, parafraseó al Papa Francisco, reclamando que se haga todo lo posible para garantizar la protección de los más pequeños así como la implementación de “la tolerancia cero” con la pederastia.

Currículo

Nacido en Villamarín de Salcedo, Asturias, en 1957,  Menéndez Fernández se licenció en Estudios Eclesiásticos en unos seminarios afiliados a la Universidad Pontificia de Salamanca en 1980, y un año después fue ordenado sacerdote en la Parroquia del Sagrado Corazón de Villalegre (Avilés). En el 2005, según su ficha en la CEE, se licenció en Derecho Canónico.

Noticias relacionadas

El responsable de la recién creada Comisión antipederastia recibió la ordenación episcopal en junio del 2013 en la Catedral de Oviedo, y dos años después fue nombrado obispo de Astorga para suceder al gallego Camilo Lorenzo Iglesia, de 78 años, quien ejerció ese cargo desde 1995.

El polémico obispo de Astorga preside otra comisión, concretamente la de Migraciones, desde marzo del 2017. Antes había formado parte de las Comisiones Episcopales de Migraciones y de Pastoral entre los años 2014-2017.