Ir a contenido

SORPRENDENTE DEMORA

18 días esperando a ser enterrado

Un vecino de Barcelona sin recursos económicos pasa tres semanas en Sancho de Ávila sin que nadie asuma el coste de su funeral

La cuñada y los sobrinos de Ferran Catà han estado todo este tiempo tratando de conseguir el certificado municipal para un sepelio gratuito

Carme Escales

NUevo tanatorio de Sancho de Ávila, en Barcelona.

NUevo tanatorio de Sancho de Ávila, en Barcelona. / JOAN PUIG

El pasado mes de junio, el Ayuntamiento de Barcelona presentaba el decreto que establece las condiciones de acceso a entierros gratuitos y bonificados para garantizar el acceso universal a las personas con pocos recursos que no pueden asumir su coste.

Ferran Catà Pastells las cumplía. Había conocido en primera persona el aviso de desahucio, pues su escasa pensión a duras penas le alcanzaba para pagar un alquiler de renta antigua, del año 35, en el barrio barcelonés de la Sagrada Família. Solía pedir ayuda para comer a los únicos parientes con los que contaba, una cuñada y dos sobrinos que, sin demasiados posibles, contribuían en lo que podían. Hace ocho años, el diagnóstico de un cáncer de intestino le obligó a pasar por diversas intervenciones quirúrgicas. Los servicios sociales le llevaban la comida a casa, hasta que el pasado junio ingresó en el Hospital Duran i Reynals de L’Hospitalet de Llobregat, en el marco de un programa de investigación sobre el cáncer. Allí fallecía la noche del 23 de septiembre pasado, a los 71 años.

Al día siguiente, y tras el aviso a esos parientes más cercanos, los servicios funerarios de Mémora trasladaron el cuerpo de Ferran Catà a las instalaciones del nuevo tanatorio de Sancho de Ávila en Barcelona, donde permanece desde entonces. 18 días a la espera del documento que certifique que su falta de recursos le da derecho a un entierro sin coste, del que, según la ley, se deben hacer cargo los Serveis Funeraris de Barcelona. La demora en este caso no se explica. Mientras fuentes de Mémora señalan que han hecho lo posible por desencallar el proceso, y así les consta también a los familiares que sí dicen haberse sentido "apoyados por ellos", los sobrinos del difunto aseguran que su madre “desde el día siguiente a la defunción, día sí, día no, ha estado llamado por teléfono a los servicios sociales del ayuntamiento intentando que la pasaran con la trabajadora social que llevaba el caso de nuestro tío, pero solo conseguía que le dijeran que le pasaban nota y que ya la llamaría. Pero la llamada no se produjo”.

Hasta este jueves, 11 de octubre, cuando poco después de que EL PERIÓDICO DE CATALUNYA se interesara por este caso, la cuñada de Ferran Catà recibió una llamada de Serveis Socials del Ayuntamiento de Barcelona. Fuentes del consistorio aseguraron que “Serveis Socials no había tenido conocimiento de la petición del documento para poder proceder a hacer el entierro hasta este jueves y en cuanto lo han sabido han actuado inmediatamente y lo han resuelto”.

La familia ha confirmado este viernes que Catà será finalmente enterrado el lunes. "Estamos muy contentos porque por fin vamos a poder despedirlo", ha explicado su sobrina. "Se le trasladará al cementerio en el coche fúnebre, sin misa ni nada porque es un servicio gratuito", ha detallado.

Según fuentes de Mémora, el pasado año se realizaron algo más de 300 entierros sin coste de personas sin recursos en la ciudad de Barcelona (casi uno por día), una cifra similar a la que se espera alcanzar a finales de este año.

0 Comentarios
cargando