Ir a contenido

El Parlamento europeo quiere restringir aún más los plástico de un solo uso

La comisión de medio ambiente de la Eurocámara amplía lista de productos prohibidos a partir de 2021

Propone reducir en un 50% para 2025 y en un 80% para 2030 el uso de filtros con plástico en los cigarrillos

Silvia Martinez

Plásticos en una playa de las islas Azores.

Plásticos en una playa de las islas Azores.

La propuesta de directiva que regulará los plásticos de un solo uso en la Unión Europea ha superado con nota este miércoles su primera gran prueba de fuego. La comisión de medio ambiente del Parlamento Europeo ha dado vía libre por amplísima mayoría (51 votos a favor, 10 en contra y 3 abstenciones) al informe que refuerza la ambición de la propuesta de la Comisión Europea al ampliar la lista de productos nocivos para el medio ambiente que estarán prohibidos a partir del 2021, con el objetivo de reducir los plásticos acumulados en mares y playas de todo el planeta.

Concretamente, a los bastoncillos, platos, cubiertos, pajitas y palos de globos, cuya comercialización Bruselas propone prohibir, la ponente del informe, la liberal belga Frederique Ries, sugiere sumar también las bolsas de plástico ultraligeras de menos de 15 micras, en línea con el modelo que ya se aplica en Francia y en Italia para las bolsas de menos de 50 micras. Su plan, que se votará en la sesión plenaria el próximo 23 de octubre, también contempla eliminar los embalajes de plásticos oxodegradables -aquellos que aunque son biodegradables se descomponen en microplásticos- así como los contenedores de alimentos y bebidas realizados en poliestireno expandido.

En cuanto a los plásticos para los que no existen alternativas en el mercado, los gobiernos europeos deberán poner en marcha para el 2025 planes nacionales de reducción con los que animar también a los consumidores a utilizar productos reutilizables y reciclables. Bajo este epígrafe se incluyen los envases de hamburguesas de un solo uso, de sándwiches así como de frutas, verduras, postres y helados.

La propuesta mantiene la obligación de los Estados miembros de recoger de forma separada las botellas de bebidas de forma que el 90% sean recicladas para el año 2025 e incluye medidas específicas para los aparejos de pesca y las colillas de los cigarrillos. Según las cifras manejadas por el Ejecutivo comunitario, el 27% de los residuos encontrados en las costas europeas –unas 11.000 toneladas por año- son aparejos abandonados, perdidos o tirados. Bruselas quiere que los gobiernos presten atención a este problema y la Eurocámara pone cifras sobre la mesa. Quiere que el 50% de este material sea recolectado cada año y que el 15% sea reciclado para el 2025.

Solución para las colillas

En cuanto a las colillas de los cigarrillos, el plan en el que trabaja la Eurocámara aboga por limitar al máximo el uso de filtros que contengan plástico con el objetivo de reducirlos en un 50% para el 2025 y un 80% para el 2030. El argumento es simple: una sola colilla, el segundo plástico más encontrado entre los residuos, puede contaminar entre 500 y 1.000 litros de agua y tirada en cualquier carretera puede tardar hasta 12 años en desintegrarse. En este sentido, la Eurocámara quiere que las empresas asuman su responsabilidad y que los gobiernos les pasen el coste de la limpieza, incluido el transporte y el tratamiento de los residuos, a los fabricantes.

Se trata de una idea que algunas autoridades públicas ya han llevado a la práctica. Es el caso de la región de Bruselas que recientemente ha enviado una carta a la subsidiaria estadounidense de Philip Morris en el Benelux y a otras dos federaciones productoras de tabaco para que paguen su parte de los 200.000 euros que costará financiar este año las campañas de recogida de colillas, como ya hacen en Flandes o se han comprometido a hacer en Valonia.

Amplio consenso

Los cuatro grandes grupos de la cámara, PPE, PSE, Liberales y Verdes, han celebrado el consenso que ha logrado el texto. También la organización ecologista WWF aunque no está plenamente satisfecha con la definición sobre plásticos biodegradables recogida porque no va todo lo lejos posible para prevenir los microplásticos.

Una vez que Eurocámara y Consejo definan sus posiciones podrán comenzar las negociaciones interinstitucionales. “Las deliberaciones avanzan a buen ritmo”, ha asegurado esta semana la ministra de sostenibilidad y turismo austriaca, Elisabeth Köstinger, sobre la negociación entre los gobiernos de la UE. Según fuentes europeas, si madura lo suficiente los 28 podría tratar de cerrar un compromiso político en la reunión del 31 de octubre. En cualquier caso Köstinger ha subrayado que el asunto es prioritario y aspiran a tener un acuerdo antes de finales de año.