Ir a contenido

Duque: Cherenkov permitirá descubrir "cosas que no somos capaces de imaginar"

EFE

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, ha dicho hoy que los telescopios de la red Cherenkov permitirán detectar rayos gamma de altas energías, y se tiene la esperanza de que sirvan para descubrir "cosas que no somos capaces de imaginar".

Duque se ha expresado así antes de inaugurar el telescopio LST-1, que es el prototipo de los cuatro instrumentos de este tipo que formarán parte de la red Cherenkov, que funcionarán en los observatorios de Chile y Canarias y que permitirán avanzar en el conocimiento del Universo más profundo.

El ministro ha destacado la importancia de este tipo de instalaciones para continuar con la tradición de los estudios de astrofísica en España y ha subrayado que se ha sido capaz de usar el cielo limpio de Canarias para la investigación científica.

Duque ha dicho que esta es la primera vez que se construye una matriz de telescopios que observará en tres dimensiones fenómenos que se producen en la alta atmósfera, y ha añadido que se entra en una nueva era de este tipo de instrumentos.

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, ha indicado que el LST1 es una "maravilla" de la tecnología hecha realidad gracias a las aportaciones de cientos de científicos e ingenieros movidos por el afán de impulsar las fronteras del conocimiento.

Los LST, con un espejo de 23 metros de diámetro, son los telescopios más grandes de la red CTA y el inaugurado hoy es el prototipo de los cuatro de este tipo que se instalarán en el hemisferio norte, situado en el Observatorio del Roque de los Muchachos.

En conjunto CTA podrá detectar, con una precisión y sensibilidad sin precedentes, rayos gamma en un amplio rango de energías, pero también se destinará a otras investigaciones, como la búsqueda de materia oscura y de fuentes galácticas, ha explicado el jefe de proyecto del LST, Daniel Mazin, de la Universidad de Tokio.

Daniel Mazin ha declarado que LST-1, en cuya superficie hay 200 espejos, es un prototipo para demostrar que funcionan de forma adecuada este tipo de instrumentos, por lo que estará en pruebas durante unos seis meses, y ha comentado que la red Cherenkov está previsto que comience a funcionar en La Palma en 2022.

Y en cuanto al funcionamiento de la red al completo "ojalá" comience en 2024, ha dicho Daniel Mazin, quien ha señalado que el LST tiene una sensibilidad de entre cinco y diez veces superior a la que tienen los telescopios actuales.

Los espejos se han hecho en Japón, la estructura se ha fabricado en Alemania con fibra de carbono, ha dicho Mazin, por lo que es "ligero", ya que a pesar de su tamaño "solo" pesa cien toneladas.

Los cuatro LST que se ubicarán en La Palma estarán rodeados de varios telescopios de 12 metros de diámetro o Medium Size Telescopes (MST).

En el hemisferio sur, en Paranal (Chile), habrá telescopios LST y MST y además se instalará 70 de un tercer tipo un tercer tipo, 70, de 6 metros de diámetro y llamados Small Size Telescopes (SST).

El LST-1 tiene una superficie reflectante de 400 metros cuadrados sostenida por una estructura de tubos de fibra de carbono y de acero.

A pesar de medir 45 metros de alto y pesar alrededor de 100 toneladas el LST-1 es "extremadamente ágil", con la capacidad de reposicionarse en 20 segundos para capturar señales de estallidos de rayos gamma (GRB, por sus siglas en inglés).

El equipo del proyecto del LST está formado por más de 200 científicos de diez países.

Japón, Alemania y España son los mayores contribuyentes del consorcio LST, en el que también participan Francia, Italia, Brasil, Suecia, India y Croacia.

En España forman parte de la colaboración el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Institut de Física d'Altes Energies (IFAE) y el Centro de Investigaciones Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat).

Además han participado el Institut de Ciencies de l'Espai (ICE), la Universidad Complutense de Madrid (Grupo de Altas Energías, UCM-GAE, Electrónica, UCM-ELEC), la Universidad de Barcelona (Departament d'Astronomia i Meteorologia, ICC-UB), el Port de Informació Científica (PIC) y la Universidad de Jaén.

rdg/asd/jlg