Ir a contenido

CAMBIO CLIMÁTICO

El Gobierno ve en el informe de la ONU una llamada a acelerar la lucha contra el calentamiento

Teresa Ribera aún ve posible limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados pero advierte que "no hay tiempo que perder"

Manuel Vilaseró

Teresa Ribera y Pedro Duque saludan a Thelma Krug durante la vídeo conferencia que han mantenido con ésta.  

Teresa Ribera y Pedro Duque saludan a Thelma Krug durante la vídeo conferencia que han mantenido con ésta.   / FERNADO VILLAR / EFE

El informe de la ONU que urge a tomar medidas drásticas para frenar el calentamiento global ha sido tomado por el Gobierno como una "llamada a acelerar las acciones contra el cambio climático”. “En los últimos 25 años no hemos hecho lo que hubiera sido necesario y ahora no hay tiempo que perder. Se acabaron las medias tintas”, ha advertido la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante un acto convocado para presentar en España y valorar el documento que el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) hecho público la madrugada de este lunes.

La vicepresidenta de este organismo, la brasileña Thelma Krug, ha contado por viodeoconferencia desde Seul (Corea del Sur) la importancia de que el aumento global de temperaturas no supere los 1,5 grados. Sólo medio grado más, llegar a los 2 grados, agravaría la extinción de especies, aumentarían los eventos extremos, caerían los rendimientos de plantaciones como el arroz y aumentaría el nivel del mar 10 centímetros. En el caso del Mediterráneo, aumentarían las sequías y bajarían las precipitaciones medias.

El acuerdo de París

El acuerdo de París fijó como objetivo no superar los 2 grados antes de fin de siglo y estableció las acciones para lograrlo, aunque ya recomendaba a los Estados que, en la medida de lo posible, fueran más allá de lo pactado para no superar la barrera de los 1,5.

“No es imposible lograrlo, pero será necesario un esfuerzo muy grande, se requieren transformaciones sin precedentes”, ha advertido Krug. Según el nuevo estudio del IPCC, para no superar la barrera del 1,5 habría que alcanzar lo que se denomina “la neutralidad del carbono”, como tarde en el 2050. Ello requiere no solamente bajar al mínimo las emisiones sino, además, desarrollar los sistemas de captura y almacenamiento del C02  y de reforestación (las masas vegetales absorben los gases de efecto invernadero), de modo que el balance sea cero. Como sino se hubiera emitido una sola tonelada de C02.

Más ambición

En sintonía con el informe, Teresa Ribera cree que “Europa tiene que tomarse en serio el papel de liderazo que preconiza”. La UE “va a cumplir con el compromiso de reducción del 45%” que ya va más allá que los acuerdos de París pero eso “no puede ser una excusa para no hacer más”, según la ministra, partidaria de “subir la ambición climática” en la Unión Eurpea a partir del 2020.

El retraso en tomar decisiones convierte su necesidad en más urgente y afecta tanto a las acciones para reducir las emisiones como a los planes necesarios para proteger a “los colectivos que se van a ver afectados laboralmente” por el cambio de modelo que implica la transición.

El ministro de Ciencia y Universidades, Pedro Duque, que ha acompañado a la ministra en el acto, ha destacado que “la evidencia científica no deja lugar a dudas”. “Son hechos, no opiniones”, ha destacado antes de poner de relieve la importante contribución que la comunidad científica española está haciendo a documentos como el presentado este lunes.