Ir a contenido

El Gobierno aumentará la prescripción de los delitos de abusos sexuales a menores

Sanidad quiere impulsar una ley de apoyo a familias en riesgo, como las monoparentales o los nuevos modelos

Carcedo prevé unificar la adopción internacional y el acogimiento familiar, ahora en manos de las autonomías

Patricia Martín

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en una imagen de archivo de una comparecencia en el Congreso desde su anterior cargo como Comisionada para la Pobreza Infantil 

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en una imagen de archivo de una comparecencia en el Congreso desde su anterior cargo como Comisionada para la Pobreza Infantil  / CHEMA MOYA (EFE)

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en su primera comparecencia en las Cortes tras sustituir a Carmen Montón, que dimitió por el escándalo de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos, avanzó este lunes que el deseo del Gobierno es aumentar la prescripción de los delitos de abusos a menores, en línea con las demandas de las víctimas y las oenegés. “Nuestra intención es evitar que haya impunidad, es un asunto clamoroso, porque cuando las víctimas se atreven a hablar, cuando son mayores de edad, porque antes no se atreven, [en ocasiones] el delito está prescrito”, sentenció.

Precisamente, el Congreso reclamó la semana pasada que el cómputo comience a contar cuando el niño que haya sufrido la violación cumpla 30 años de edad, para así dar más tiempo a los afectados a dar el difícil paso de denunciar las agresiones. Pero la ministra no precisó si el límite será el acordado en las Cortes. El Código Penal actual marca que los abusos prescriben entre 5 y 10 años a partir de la mayoría de edad, un plazo que el caso de los Maristas de Sants-Les Corts de Barcelona puso de manifiesto que es insuficiente porque de los 13 profesores denunciados, solo uno se sentará en el banquillo y por cuatro de las 17 denuncias.

Apoyo a familias monoparentales

En la comisión de familia e infancia del Senado, Carcedo anunció además que impulsará una ley de apoyo a las familias con más riesgo, como las monoparentales, las numerosas y los nuevos modelos, con la vista puesta en “superar prejuicios y discriminaciones”. El objetivo de la nueva norma es regular las ayudas que merecen unos u otros modelos de convivencia, pero no por su condición en sí, sino por su nivel económico. Las familias monoparentales exigen ser equiparadas con las numerosas a partir de dos hijos, pero Carcedo avisó de que no será un reconocimiento lineal sino que se tendrá en cuenta el “factor de rentas”.   

Asimismo, explicó que su departamento prevé unificar tanto los procedimientos necesarios para la adopción internacional como para el acogimiento, que ahora gestionan las Comunidades Autónomas. El objetivo es crear un listado único de familias demandantes de adopción y un procedimiento común para la acreditación, el control y el seguimiento. Y, en el caso del acogimiento, se elaborará un “mecanismo interterritorial de asignaciones” que facilite que una familia pueda acoger a un menor de otra autonomía.

Simplificar las ayudas de rentas mínimas

En este contexto, afirmó que el Gobierno estudia “simplificar” las ayudas de rentas mínimas, que han puesto en marcha unas regiones sí y otras no. “El panorama es tan diverso, que se necesita analizarlo con profundidad”, señaló, con el fin de incrementar las transferencias por hijo a cargo y garantizar unos ingresos mínimos.