PROCESO POR PRESUNTA ESTAFA

El TSJC acusa al padre de Nadia Nerea de "interés fraudulento" por querer aplazar el juicio

El alto tribunal rechaza la petición de recusación de los magistrados que deben juzgar a Fernando Blanco

Nadia Nerea, con sus padres Fernando Blanco y Marga Garau.

Nadia Nerea, con sus padres Fernando Blanco y Marga Garau.

1
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha calificado de "interés fraudulento" la pretensión de Fernando Blanco, el padre de la pequeña Nadia Nerea, de pretender recusar a los magistrados que le juzgarán, junto con su mujer, Margarita Garau, por presuntamente haberse apropiado de 1,1 millones de euros de donativos recaudados difundiendo que la vida de su hija corría peligro por la enfermedad rara que padecía, la tricotridiostrofia. El alto tribunal catalán ha desestimado la petición del acusado, no solo por su tardanza a la hora de plantearla, sino también por su fin: provocar de nuevo la suspensión de la vista que debe celebrarse la primera semana de octubre en la Audiencia de Lleida.

Noticias relacionadas

El auto del TSJC relata que la defensa de Blanco "ha dejado transcurrir un término considerable superior a los 10 días desde que conoció la composición del tribunal que deberá enjuiciar la conducta del acusado para formular la recusación fundada en motivos que conocía perfectamente con anterioridad". Uno de los argumentos utilizados es que algunos de los jueces de la Sala que debe juzgarle le denegaron la libertad el pasado 27 de julio.

El otro motivo que esgrime el TSJC es que "hay elementos sobrados" para considerar acreditado que la "tardanza" en plantear la recusación no es otra que aplazar de nuevo el juicio, que ya fue suspendido el pasado mes de mayo por la renuncia, precisamente, del abogado de Blanco. El fiscal reclama seis años de prisión para los dos progenitores de la pequeña. El padre, además, según los investigadores, se inventó que él padecía un cáncer para "sensibilizar" más a los posibles donantes.