Ir a contenido

El cadáver del río de Granollers pertenece a una vecina desaparecida en julio

La familia de Vianca Alejandra Roca, boliviana de 25 años y residente en la capital del Vallès Oriental, denunció el caso el 16 de julio

Los Mossos investigan la muerte de la mujer, madre de un hijo de 6 años, que desapareció tras una discusión con su marido

Guillem Sànchez

Vianca Alejandra Roca, desaparecida en Granollers el 16 de julio del 2018.

Vianca Alejandra Roca, desaparecida en Granollers el 16 de julio del 2018.

El cadáver que apareció en la orilla del río Congost de Granollers el pasado domingo pertenece a Vianca Alejandra Roca, según fuentes policiales consultas por EL PERIÓDICO. Se trata de una mujer de 25 años, residente en Granollers y originaria de Bolivia, cuya desaparición fue denunciada por la familia el pasado 16 de julio. 

La familia de la víctima explicó en un informativo de Vallès Oriental Televisió (VOTV), ocho días después de su desaparición, que vieron por última vez a Vianca la noche del 16 de julio, cuando esta, junto a su marido, vino a casa de su madre para dejar a su hijo de 6 años. Después, la pareja se marchó a cenar y aquella fue la última vez que su madre tuvo noticias de Vianca. El marido explicaría después que aquella noche discutió con Vianca y los dos se separaron. Cuando este llegó a casa en solitario, Vianca todavía no había regresado y ya no lo haría. La voz de alarma la dio también la empresa de cosmética en la que trabajaba Vianca al día siguiente, cuando no se presentó.

"No sé si ella ha querido irse por su propia voluntad o alguien le ha hecho algo (…) que esté donde esté, que nos diga que esté bien", decía angustiada su madre.

La desaparición de Vianca fue denunciada a los Mossos d'Esquadra y un cartel divulgado por asociaciones de desaparecidos comenzó a circular por las redes sociales..

El cuerpo que se recuperó este domingo del río, avistado por un paseante a las 18.00 horas, se encontraba en avanzado estado de descomposición, debido al tiempo que había transcurrido en el agua y sometido asimismo a las altas temperaturas del verano. Tampoco se descarta que el cadáver haya sido atacado por algún animal. Estas cirscunstancias han provocado que no resulte posible concluir con firmeza todavía si los signos de violencia que presenta el cuerpo son compatibles con un homicidio. Por este motivo, se mantienen abiertas todas las hipótesis.

Los Mossos, a causa del estado en que apareció el cuerpo, han tardado varios días en identificarla. Pero ya no existen dudas de que se trata de Vianca Alejandra. Los investigadores se centran ahora en investigar si la muerte fue violenta y, en consecuencia, en localizar al presunto autor de un hipótetico crimen. Agentes de la División de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana Norte se han hecho cargo de las pesquisas.

0 Comentarios
cargando