Ir a contenido

INFORME DEMOLEDOR

La Iglesia alemana documenta 3.677 abusos a menores desde 1946

Un estudio realizado por tres universidades sostiene que la mitad de las víctimas tenían menos de 13 años

El Periódico

El obispo Walter Mixa, que dimitió tras trascender las denuncias de abusos sexuales.

El obispo Walter Mixa, que dimitió tras trascender las denuncias de abusos sexuales. / KARL JOSEF HILDENBRAND

Un informe interno elaborado por encargo de la Conferencia Episcopal alemana documenta un total de 3.677 casos de abusos sexuales, cometidos por 1.670 religiosos católicos desde 1946 hasta 2014, según revela este miércoles la edición digital del semanario 'Der Spiegel'.

De acuerdo con el semanario, que se remite a la documentación recabada por expertos de las universidades de Mannheim, Heidelberg y Giessen, este tipo de situaciones son un "problema masivo" en el seno de la Iglesia católica y persisten en la actualidad.

Aproximadamente la mitad de las víctimas de esos abusos eran menores de 13 años y en uno de cada seis casos se trató de "alguna forma de violación", según cita la publicación.

Para dos tercios de las víctimas, los ejecutores de los abusos eran sus confesores o curas con los que mantenían algún tipo de vínculo religioso.

El informe fue encargado por la Conferencia Episcopal y, de acuerdo con los planes de la institución, sus conclusiones serán presentadas por el cardenal Reinhard Marx el 25 de septiembre próximo.

Los expertos de las universidades han examinado alrededor de 38.000 actas y material procedente de las 27 diócesis alemanas.

Casos que nunca serán esclarecidos

En su mayoría se trata de material y actas internas que hasta ahora no había salido a la luz y que, según 'Spiegel', eran "estrictamente confidenciales".

El informe parte de la base de que, junto a los casos documentados, existe una "cifra oscura" de muchas otras situaciones de abusos que no podrán investigarse, sea porque las actas fueron destruidas o por falta de testimonios.

La Conferencia Episcopal encargó ese estudio a las universidades a raíz del escándalo de los abusos sexuales que sacudió a la Iglesia católica alemana en 2010, lo que generó una crisis de credibilidad para el catolicismo alemán.

En marzo de 2011 la iglesia católica ofreció pagar una indemnización de 5.000 euros a cada una de las víctimas de abusos sexuales, con posibilidad de aumentar esa cantidad para los casos más graves.

Cerca de un millar de víctimas de abusos sexuales por parte de representantes de la Iglesia católica formalizaron a continuación su petición de una indemnización por los abusos sufridos.

La iglesia católica es la principal confesión junto con la evangélica en Alemania, con unos 24 millones de creyentes cada una.