Ir a contenido

SENTENCIA DE LA AUDIENCIA DE BARCELONA

Cuatro años de prisión para un profesor por abusar de una alumna de 12 años

El docente envió a la niña mensajes de contenido sexual y fotos desnudo y llegó a abrazarla y besarla

J. G. Albalat

Fachada de la Audiencia de Barcelona.

Fachada de la Audiencia de Barcelona. / ALVARO MONGE

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro años de cárcel al profesor Albert Martínez Espelt, de 33 años, por un delito de abuso sexual a una alumna de 12 años, a la que envió mensajes de contenido sexual y fotografías desnudo, así como por provocar encuentros a solas con ella en los que la abrazó y besó. El tribunal de la Sección Octava también le impone una orden de alejamiento dos años más del tiempo de condena y otros cinco años de libertad vigilada. Además, deberá pagar una indemnización de 3.000 euros a la víctima. En cambio, se le absuelve de un delito de difusión de pornografía a menores.

Los magistrados relatan en la sentencia que el profesor "inició una relación fingidamente amistosa, pero con claro ánimo libidinoso" en diciembre de 2014 con una alumna y, aprovechando que era su tutor y profesor en el curso de primero de ESO, logró primero granjearse su confianza, "para poco a poco involucrarla en una relación de dominación de alto carácter sexual". Por ello, la menor, sostiene la resolución, resultó "emocionalmente implicada accediendo progresivamente a sus demandas".

Atención preferente

Para conseguir su objetivo, el docente, detallan los jueces, comenzó a prestarle una "atención preferente" en clase a la estudiante y llegó a subirle "inmerecidamente" la notas en los exámenes.  El acusado, además, estableció con la menor conversaciones diarias, incluso en horas de clase y a través de WhatsApp "con halagos constantes haciéndola sentir especial y diferente", llegándole a decir que era "la que está más buena de toda la clase o dándole opinión sobre lo bien que le sentaba determinada ropa".

Esas conversaciones se fueron volviendo más personales e íntimas. Al final, el acusado logró que la menor le enviara fotos suyas en ropa interior. Él, a su vez, también le remitió imágenes "parcialmente desnudo".

A finales de febrero del 2015, "el acusado provocó dos encuentros con la menor" en la biblioteca y en el aula en los que la abrazó contra su cuerpo y la besó en la cabeza, al tiempo que le decía "que estaba muy buena".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.