Ir a contenido

HORARIOS ESCOLARES

La renovación pedagógica pide recuperar la sexta hora

Teóricos y padres reclaman a Ensenyament que sufrague la hora de refuerzo en primaria

Los sindicatos relativizan la recuperación y piden bajar el número de alumnos por clase

Carmen Jané

Una niña juega en el patio de una escuela en Poblenou.

Una niña juega en el patio de una escuela en Poblenou. / FERRAN NADEU

Recuperar la sexta hora lectiva en las escuelas públicas de primaria suprimida en la época más dura de los recortes presupuestarios no es, por ahora, una reivindicación que se haya vuelto a poner sobre la mesa. No al menos para los sindicatos de docentes, que la asumieron como una forma de compensar los recortes salariales, los despidos y el número de puestos de trabajo perdidos que supuso la medida. Pero los movimientos de renovación pedagógica y algunas asociaciones de padres sí consideran necesaria recuperar esa hora extra dedicada al refuerzo de materias curriculares o a contenidos extra según el centro, que sí se da en la concertada.

Máxime cuando esa sexta hora diaria acumulada en la escuela pública, que solo se mantuvo en los llamados "centros de alta complejidad" y en aquellos en que las familias accedieron a pagarla, supone recibir 175 horas lectivas menos, el equivalente a un curso escolar desde el inicio de la primaria. Las escuelas concertadas, en cambio, sí han mantenido esa sexta hora, que han sufragado con el cobro de cuotas a las familias o en un horario más corto para quienes no podían pagarla.

Conseguir esa sexta hora pagada con fondos públicos no fue tarea fácil en su día, recuerdan sus defensores. La implantación fue fruto del Pacte Nacional per l’Educació 2006-2007, consensuado entre gobierno catalán, sindicatos y asociaciones de padres y docentes. Los recortes presupuestarios por la crisis económica que aplicó el gobierno de Artur Mas en el 2012, a través de la ‘consellera’ Irene Rigau, se la llevaron por delante, entre protestas de parte de los profesores y padres, que valoraron el detrimento que suponía para los alumnos de la escuela pública en relación a la privada.

Contratación de profesores

Según los cálculos sindicales, unos 2.500 profesores perdieron su trabajo por la supresión de esta sexta hora, que aún mantiene la escuela concertada. Los sindicatos han ido revirtiendo mínimamente la situación arrancando a la conselleria la contratación de 5.000 docentes, que tendrían que ir acompañados de nuevas ampliaciones de plantilla. Un extremo que, recuerdan los sindicatos, todavía se está negociando.

Seis años después, algunos sindicatos de docentes no quieren ni oír hablar del tema. Para Ustec, el sindicato mayoritario, “la sexta hora, que no es lectiva, no soluciona nada ni mejora la calidad de la enseñanza, y además refuerza la idea de la escuela parking”, afirma Ramon Font, portavoz de Ustec.

Según Font, “más que aumentar en un 20% la jornada laboral de los profesores, tendrían que pensar en cómo aprovechar mejor el tiempo en clase y en facilitar actividades no lectivas y de educación en el ocio, además de menos alumnos por clase”.

Recuperar plazas

Comisiones Obreras se muestra a favor de recuperarla por el apoyo que supone, dicen, a “la equidad en los centros” y a que no haya diferencias entre los alumnos que pueden pagar las extraescolares y los que no, pero son conscientes que no es una medida popular entre el profesorado. “Sí a recuperar la sexta hora para hacer las cosas de forma más relajada y crear puestos de trabajo, pero todavía queda mucho por negociar”. advierte Manel Pulido, responsable de educación de CCOO Catalunya. Para el sindicato, la incorporación de nuevas plazas docentes sí supondría una mejora clara de la calidad educativa.

La UGT, por su parte, también considera que las horas añadidas hay que administrarlas “según el proyecto educativo y no como horas de parking” pero recuerda que en los centros donde se implantó la sexta hora “fue un éxito” e “iba muy bien para reforzar”, señala Jesús Martín, “además de suponer más puestos de trabajo”. “Hay quien piensa que no por estar más horas en el centro se aprende más y que no se puede estar de 9 a 7 horas en la escuela”, añade.

Los padres, en cambio, se muestran a favor de “cualquier medida que haga que no haya diferencias entre la escuela pública y la concertada”, según fuentes de Fapac, que cuestionan si hay que primar entre reivindicaciones como “recuperar la sexta hora, el comedor escolar o reestructurar el horario lectivo”.

La Fapaes está a favor de una sexta hora no lectiva sino “dedicada al refuerzo de determinados aprendizajes culturales o al trabajo sobre áreas curriculares” y que su coste sea asumido por los ayuntamientos”, explican en su web.

Horario de la hora extra

Un informe del Síndic de Greuges, hace tres años, ya alertaba sobre los problemas que suponía que este tipo de actividades complementarias se cobraran, y además que se intercalaran en la jornada lectiva, sin concentrarlas a última o primera hora, por el agravio que suponían para los escolares que no podían pagarlas. Además, si las ampas no lograban organizarlas, porque el coste económico disuadía a los interesados, suponía que los niños acabaran antes y, en algunos casos, que permanecieran más horas solos en casa, recuerda Elena Sintes, investigadora de la Fundació Jaume Bofill. 

“La sexta hora fue una iniciativa muy buena pero que se implementó de forma muy irregular, aunque permite igualar la escuela pública con la concertada y ofrece posibilidades pedagógicas muy interesantes”, advierte Ismael Palacín, director de la Fundació Jaume Bofill. “Hubo escuelas en que se aplicó mal y no tuvo valor pedagógico, pero bien aplicada permite desdoblar grupos, reforzar contenidos o introducir contenidos que ayudan a los alumnos, como una tercera lengua, o teatro para mejorar la expresión….

También desde la Federació de Moviments de Renovació Pedagògica de Catalunya (FMRPC), defienden la sexta hora, pero la vinculan al replanteamiento del horario escolar que supone el proyecto Educació 360, que comprende la educación más allá de la escuela e incluye actividades de ocio, apoyo escolar, comedor, deporte… en un proyecto educativo que implique a todos los actores.

A vueltas con la segunda hora

Lo que sí figura en la agenda de los sindicatos de profesores es la recuperación de la segunda hora lectiva que se les redujo a los docentes de más de 55 años hace unos años y que se vio suprimida con la crisis. Cuando comenzaron a revertirse los recortes, se les devolvió la reducción de una hora, lo que, entre otras medidas como la contratación de más profesorado del previsto, evitó la huelga convocada para el 9 de febrero del 2017, y ahora queda pendiente la segunda hora. El nuevo Govern ya ha anunciado a los docentes que no está en condiciones de devolver esa segunda hora y los sindicatos ya le han hecho llegar su malestar.