Ir a contenido

CONTRA LA SINIESTRALIDAD

Los camiones abandonan la N-340 tras años de reivindicaciones

Los vehículos pesados se desvían por las autopistas a AP-7 y AP-2 donde se les rebaja hasta un 50% el precio del peaje

Trànsit espera que a partir de este lunes pueda comprobarse la efectividad de la medida

El Periódico

Un camión llega a uno de los desvíos de la N-340 hacia la AP-7.

Un camión llega a uno de los desvíos de la N-340 hacia la AP-7. / RICARD CUGAT

Desde la medianoche de este domingo, los grandes camiones de transporte de mercancías han dejado de circular por varios tramos de la N-340 y la N-240. Se desvían obligatoriamente por las autopistas paralelas AP-7 y AP-2, a cambio de rebajas de hasta un 50% en el precio del peaje, en una medida largamente reivindicada por los alcaldes de la zona y por la Generalitat para luchar contra la altísima siniestralidad de las dos carreteras nacionales.

Durante los primeros días de su puesta en marcha, los Mossos d'Esquadra han colocado controles informativos para advertir a los camiones que hacen caso omiso a la nueva señalización. Según el jefe de turno de Tráfico de Tarragona, Xavier Ferrer, han tenido que parar a "pocos" debido a la amplia información proporcionada tanto por los sindicatos como por las patronales del transporte. En su opinión, tampoco este domingo es un buen día para valorar si la medida irá bien porque hay poca densidad de este tipo de tráfico, dado que necesitan una autorización especial para poder circular en festivo. Este "lunes será la prueba de fuego", ha advertido.

Autovía alternativa

El delegado de la Generalitat en las Terres de l'Ebre, Xavier Pallarès,  ha valorado como "positiva" la iniciativa como "solución inmediata", pero ha insistido en otra reivicación del Ejecutivo catalán ante el Ministerio de Fomento: la construcción de una autovía que sirva como vía rápida alternativa y gratuita a la N-340 y a la AP-7. 

Este proyecto es muy difícil que vaya a llevarse a cabo, teniendo en cuenta que la concesión del tramo catalán de la AP-7 finaliza el 31 de agosto del 2021 y Fomento se ha comprometido a liberarlo de peaje. En el tramo que discurre por Castellón, la concesión caduca a finales del próximo año. Cuando desaparezcan los peajes en ambas vías, los desvios obligatorios de camiones ya no tendrán coste para la Administraciones. A través de dos decretos aprobados el pasado viernes el Gobierno ha reservado un máximo de 40 millones de euros para compensar a las concesionarias por los descuentos a los camiones hasta el año 2012.

Desbloqueo prespuestario

La iniciativa fue diseñada y negociada por el anterior Gobierno, que se había comprometido a ponerla en marcha el pasado enero, pero que la falta de fondos la retrasó 'sine die'. El actual Ejecutivo la ha podido desbloquear gracias al acuerdo de elevanción del gasto público alcanzado por Podemos.

La medida afectará a vehículos pesados de gran tonelaje (de cuatro o más ejes), que tendrán prohibido circular por varios tramos de las carreteras N-340 y N-240 a su paso por Catalunya y hasta la frontera con Castellón. En el caso de la N-340, se trata del tramo entre Peñíscola (Castellón) y L'Hospitalet de L' Infant (Tarragona), y entre Altafulla (Tarragona) y Vilafranca (Barcelona). En la N-240, la prohibición afecta al tramo entre Les Borges Blanques (Lleida) Montblanc (Tarragona).

"Se trata de carreteras convencionales que actualmente soportan un elevado tráfico de vehículos pesados, que contribuye a elevar la congestión, la contaminación acústica y la siniestralidad", ha argumentado Fomento al anunciar su puesta en marcha. Desde el año 2010 hasta este fin de semana han fallecido en el tramo tarraconense de la N-340 116 personas. En los municipos de El Perelló, con 13 muertos, y El Vendrell, con 12, se encuentran los peores puntos negros.

Descuentos en las autopistas

Los descuentos son del 50% para los que realicen recorridos internos y tengas 'telepeaje' y del 42,5% en el resto de supuestos y tramos. Asimismo, y con el fin de fomentar el uso de la AP-7 para tránsitos habituales, Fomento también ha aprobado suprimir el peaje en un tramo de esta vía para conductores particulares recurrentes. Esta supresión de peaje se articula en el trazado de la autopista entre Vilafranca Sur (Barcelona), Vinaroz (Castellón) y Alcanar (Tarragona).

Como usuarios habituales se entienden a aquellos que realicen trayectos de ida y vuelta en este tramo, con retorno a las 24 horas y al lugar de origen, y que tengan 'telepeaje'. En este caso, el uso de la autopista será de carácter voluntario para los conductores.