Ir a contenido

DEBATE SOBRE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Los superalimentos son como Supermán: no existen

Los nutricionistas advierten al consumidor de que desconfíen de las infinitas y presuntas propiedades que tienen las semillas, los cereales de moda y los productos biológicos

Olga Pereda

Lino, quinoa, chía y trigo sarraceno son algunos de los alimentos que han invadido nuestras despensas.

Lino, quinoa, chía y trigo sarraceno son algunos de los alimentos que han invadido nuestras despensas. / JOSé LUIS ROCA

Chía. Lino. Quinoa. Espelta. Aceite de coco. Alga wakame. Batidos detox. Los llaman superalimentos y no lo son. “¿Existe Supermán? No, pues ya está. Tampoco los superalimentos”. Así de tajante se muestra Julio Basulto, dietista-nutricionista y divulgador. Harto de falsos mitos, estrategias publicitarias, dietas de moda, información falsa y charlatanes de la alimentación, Basulto grita basta ya. Y como él, muchos colegas. Su receta es así de básica: “Lo más sensato no es comer bien sino dejar de comer mal”.

“Todos queremos tener buena salud. Si alguien nos promete que la quinoa, por ejemplo, nos garantiza buena salud pues la comemos”, explica Basulto con ironía. Hay varios factores que, en su opinión, explican el actual entorno de engaños nutricionales y desinformación: “Una codiciosa industria alimentaria dispuesta a hacer lo que sea para encasquetarnos sus productos; unos charlatanes que venden muchos libros y que nos dicen que el cáncer se cura comiendo manzanas; unos medios de comunicación irresponsables que lanzan mensajes distorsionados; y una legislación insuficiente”.

Comparación entre alimentos bio, superalimentos y alimentos normales

Cerales 'milenarios'

Galletas con “cereales milenarios” y semillas de quinoa, chía y lino. Palitos de pan con espelta y avena. Zumos de “soja maravillosa”. Batidos de “almendras de leyenda”. Un simple paseo por el supermercado confirma que la industria se ha volcado en lo presuntamente saludable y los sabores supuestamente tradicionales. “La palabra milenario hace creer a la población que es mejor porque es antiguo, pero, en realidad, lo moderno suele ser mejor. ¿Volveríamos a las palomas mensajeras para comunicarnos o nos quedamos con el móvil y los ordenadores? Lo mismo con la comida”.

Quinoa roja / JOSÉ LUIS ROCA

Basulto explica que las atribuciones que se hacen a determinados alimentos de moda, como las semillas, exceden el sentido común. Puede que un plato de quinoa sea saludable. Pero es exactamente igual de saludable y tres veces más caro que un plato de arroz integral. Mientras, la chía no aporta nada que no se pueda obtener de otro alimento más barato (y sabroso) como las nueces y las avellanas.

Excesiva cantidad de sal

Las semillas, sin embargo, se han metido de lleno en muchos productos del supermercado. Para empezar, en los (nada saludables) snacks. “Al consumidor le parece algo bueno. Pero si miramos la etiqueta vemos que tienen 2,6 gramos de sal por 100 gramos, una barbaridad porque Sanidad considera que un alimento tiene mucha sal a partir de los 1,25 gramos por 100 gramos”.

Respecto a la sal, no deja de sorprender la cantidad de tipos que hay: de Himalaya, en escamas, rosa… Otro falso mito. “Muchos están convencidos de que estas sales son mejores que la sal común y echan más cantidad a sus platos. Un error. Lo que deberíamos tomar, según la Organización Mundial de la Salud, es sal yodada. Las sales de moda no tienen yodo. Así que vayamos a la yodada, que además es más barata”.

"El aceite de coco no es veneno. Pero tampoco es sanador. Hay aceites más sostenibles y baratos"

Julio Basulto

Dietista-Nutricionista

Otro alimento bendecido por los ‘gurús healthy’ es el aceite de coco. “No es veneno, vale. Pero tampoco es sanador. Hay aceites más sostenibles y mucho más baratos”, resume Basulto, que también está harto de escuchar que la miel es una especie de panacea para nuestra dieta. “Te la compras porque crees que es mejor que el azúcar. Pero es exactamente lo mismo. Y, además, como piensas que es sano te echas más cantidad”.

Falsa seguridad

Uno de los efectos más perniciosos de los mal llamados superalimentos es la falsa sensación de seguridad, que está comprobada científicamente. “Te tomas un producto que crees que tiene propiedades sanadoras y dejas de fijarte en otros aspectos importantes de tu dieta y tu vida, como evitar el alcohol, el tabaco y el sedentarismo”.

Convencido de que ha llegado la hora de la “resistencia nutricional”, Basulto es autor de varios libros. Entre ellos, 'Más vegetales, menos animales', 'Mamá come sano' y 'Se me hace bola'. Son libros que tratan de desterrar falsos mitos sobre la nutrición y que se suman a otros muchos, como los de Aitor Sánchez ('Mi dieta ya no cojea') o Juan Revenga ('Adelgázame, miénteme'), títulos que se abren paso en las librerías para ofrecer un punto de vista científico sobre la alimentación saludable y contrarrestar la vorágine de libros firmados por los charlatanes de la salud.

Palitos de pan con pipas hechos al horno. / JOSÉ LUIS ROCA

Productos biológicos y plastificados

Conscientes de cierta obsesión (a veces desinformación) por la comida saludable, las cadenas de alimentación se han volcado en los productos biológicos y ecológicos, que ya no son coto excluso de herboristerías. ¿Los productos bio/eco son mejores? No. “Son exactamente iguales a los otros. Desde el punto de vista nutricional no tienen ninguna diferencia. La única que hay es que los bio/eco cumplen con una normativa de agricultura ecológica, lo que significa que tienen que usar un tipo de pesticidas concretos que se supone que son más respetuosos con el medio ambiente”, afirma la farmacéutica y experta en industria alimentaria, Gemma del Caño, que destaca que los pesticidas de los productos que no son eco están “perfectamente controlados y siempre por debajo de los índices de riesgo”.

"Los productos ecológicos son exactamente igual a los otros desde el punto de vista nutricional"

Gemma del Caño

Experta en industria alimentaria

La experta destaca la gran contradicción de los alimentos bio/eco. “Piensas que estás comprando algo sostenible, pero son productos que, en su mayoría, se importan del extranjero, así que imagina la gasolina que has empleado en su viaje. Por no hablar del plástico en el que están envueltos para diferenciarlos del resto”. Lo más sostenible -resume- es comprar productos locales, de temporada y sin envases.

Quimiofobia

Del Caño asegura que la propia industria alimentaria ha contribuido al actual "clima de quimiofobia" que lleva a los consumidores a llenar su cesta de la compra con productos supuestamente naturales. “Muchos alimentos se promocionan diciendo que no tienen conservantes ni colorantes. Y eso hace pensar que son saludables. Pero ni los conservantes ni los colorantes son malos. Todos los aditivos que se usan en la industria están autorizados y perfectamente controlados”. Las legumbres en conserva, por ejemplo, llevan un conservante para mantener su buen aspecto. Habrá gurús que despotrican contra ese conservante, pero la realidad científica es que no tienen ningún efecto tóxico. Ni siquiera se metaboliza. Para que resultara perjudicial para nuestra salud deberíamos comer 30 kilos de legumbres.

0 Comentarios
cargando