Ir a contenido

EL 93% DE ESPAÑOLES, A FAVOR

La propuesta de suprimir el cambio estacional reabre el debate sobre el huso horario de España

Sánchez crea una comisión de expertos tras cuyo dictamen se tomará "una decisión consensuada"

La mayoría de especialistas son partidarios de extender a todo el año el ritmo que rige en invierno

Manuel Vilaseró

Pedro Sánchez, junto al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado. 

Pedro Sánchez, junto al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.  / Jeffrey Arguedas

La propuesta de la Comisión Europea de suprimir el cambio de hora ha reabierto en España el viejo debate sobre la modificación del huso horario. ¿Es buena para nuestro país la decisión comunitaria? ¿Se puede aprovechar para modificar el huso horario adaptándonos al que nos corresponde geográficamente, el del Meridiano de Greenwich?  Tras algunas vacilaciones, el Gobierno ha decidido estudiar su respuesta a estas preguntas en profundidad, a través de un comité de expertos, tras cuyo dictamen se buscaría el consenso de las fuerzas políticas y sociales, según anunció Pedro Sánchez.

Desde la segunda guerra mundial, cuando Franco decidió sincronizar los relojes con Berlín, España vive en una anomalía cronométrica. En vez de regirse por el horario del meridiano que pasa por Zaragoza y marca la hora de Gran Bretaña, Irlanda y Portugal, lo hace por el de la Europa Central. Son muchas las voces que se levantan desde hace años contra una medida que contribuye a alargar las jornadas y los horarios laborales. Incluso el Congreso de los Diputados llegó a recomendárselo al Gobierno en el 2014, pero ningún Ejecutivo se lo había tomado hasta ahora en serio.

¿Invierno o verano?

Si la propuesta de la Comisión Europea siguiera adelante, sería una oportunidad para dar el paso. Al tiempo que se decide suprimir el doble cambio estacional hay que acordar también con qué horario nos quedamos, el de invierno o el de verano. La idea de Jean-Claude Junker es que esta segunda decisión también se tome de forma consensuada, para evitar una diversidad que tampoco beneficiaría el mercado único. Nada impediría, sin embargo, que España se desmarcara de modo individual, teniendo en cuenta su atípica situación actual. Los cambios estacionales son competencia de la UE, pero los husos horarios nacionales lo son de los estados.

La idea inicial del ejecutivo comunitario es que se imponga el horario de verano porque así lo han manifestado la mayoría de los que han respondido a la encuesta, dos tercios de ellos de nacionalidad alemana. Si así se aprobara, a España le bastaría con mantener el horario de invierno para acomodarse a su entorno geográfico.

Contradicciones

La respuesta de Sánchez llegó tras algunas vacilaciones de los miembros de su gabinete, una prueba de que el debate les ha pillado a contrapié, sin una opinión formada.  La ministra Portavoz, Isabel Celaá, afirmó que España estaba a favor de suprimir el cambio estacional y que la modificación del huso horario estaba en la agenda del Ejecutivo, aunque reconoció que la cuestión no se había tratado en el Consejo de Ministros.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, preguntado al finalizar una cumbre de Exteriores en Viena, salió del paso diciendo que el cambio de huso horario no se puede descartar pero admitiendo al mismo tiempo que no tiene una opinión formada.

Una horas después, ya con más tiempo para la reflexión, Sánchez dejó claro que no tiene aún ninguna decisión en cartera al advertir que se trata de “un asunto importante, que necesita de un análisis serio, riguroso. Y de un gran consenso”. Acto seguido anunció que "la posición del Gobierno es la de constituir un comité de expertos para evaluar qué conviene en términos de productividad, calidad de vida y ahorro energético”.


Una vez se conozca el dictamen de los especialistas, tendremos que trabar complicidades con los actores políticos y sociales para, en caso de que haya un eventual cambio, cuente con el mayor consenso posible”, añadió el líder socialista en San José de Costa Rica, en el final de su gira latinoamericana, que también le ha llevado a Chile, Bolivia y Colombia, informa Juan Ruiz.

La mayoría a favor del sí

Las organizaciones sociales, en cambio, sí han empezado a pronunciarse claramente. Facua-Consumidores en Acción pidió al Gobierno español que apoye esta decisión y que opte por el huso horario que le corresponde geográficamente porque esto permitiría “un mayor aprovechamiento de las horas de luz y, por tanto, un ahorro significativo en las facturas de los usuarios españoles”.

El director de Relaciones Laborales de la CEOE, Jordi García Viña, cree que la decisión de la Comisión Europea de poner fin al cambio al horario de invierno en la UE será beneficiosa y no perjudicará a las empresas.

Los españoles también se han pronunciado en la encuesta de la UE. El 93% están a favor de suprimir el cambio horario. Claro que ha votado una cantidad ínfima del censo.  

Los expertos también 

Elena Sintés, directora técnica de la Fundació Jaume Bofill y miembro de la Plataforma por el Cambio Horario, se pronuncia claramente a favor de que el horario de invierno se mantenga todo el año, haciendo un especial énfasis en los horarios escolares. "No es bueno que los horarios en general se alarguen tanto. Tendría que haber al menos una pausa para comer en una franja comprendida entre las 12 y las 14 horas, que no tiene que ser de dos horas, por supuesto", señala.

Antoni Díez Noguera, catedrático de Fisiología de la Universitat de Barcelona, opina que "la propuesta de no hacer el cambio horario, a nivel científico, es razonable". "Ni se ha demostrado la ventaja científica ni el supuesto ahorro de consumo energético, porque es muy residual. Y es cierto que cuando se cambia la hora, provoca algunas molestias en los hábitos personales, sobre todo en aquellas personas que tienen costumbres pautadas, como la gente mayor o los niños", explica. También cree que hay más argumentos para mantener el de invierno, "porque reduce la diferencia respecto al horario solar, que es el que se ajusta más al organismo".

El doctor Javier Albares, director médico de la unidad del Sueño de la Clínica Teknon de Barcelona, se muestra contentísimo "porque es una reclamación de los profesionales de la salud desde hace mucho tiempo". También prefiere el horario de invierno porque "hay que adelantar el horario de salida de los trabajos, y si se implanta el de verano, nos levantaríamos de noche, lo que es muy malo para la salud", informa Carme Jané. 

El Congreso pidió a Rajoy en el 2014 lo que Sánchez hará ahora

El comité de expertos anunciado por Pedro Sánchez es algo más que una mera estrategia para salir del paso. En realidad, un organismo así debería haberse creado después de que el Congreso de los Diputados aprobara la primavera del 2014 un informe en el que recomendaba que España volviera al huso horario del Meridiano de Greenwich (una hora menos) como un elemento más para racionalizar los horarios y acercarlos a los estándares europeos facilitando así la conciliación familiar y laboral.

Los diputados pidieron al Gobierno de entonces que llevara a cabo “un estudio socioeconómico para conocer en detalle cuál sería la incidencia económica global” de un posible cambio de huso horario, pero de este informe no hay constancia en los despachos del Ejecutivo. El gabinete de Mariano Rajoy ni siquiera llegó a encargarlo en los cuatro años que estuvo gobernando desde entonces.

El informe, elaborado por una subcomisión creada por la de igualdad, sostiene que España vive una situación "anómala" puesto que se encuentra en el huso horario de Europa central, cuando debería estar en el de Europa occidental. "Por esta razón, nuestro horario se rige más por el Sol que por el reloj", añade el texto, que también indica que a esta situación hay que unírsele una organización horaria laboral "también singular" y que en nada se parece al resto de Europa. La paradoja es que el informe contó con el apoyo del PP pero el PSOE se abstuvo, disconforme con que no figuraran los recortes en educación y sanidad como factor contrario a la conciliación.

0 Comentarios
cargando