Ir a contenido

'operación Coahuila'

La Guardia Civil requisa más de 1.100 tortugas por tráfico ilegal

Algunos ejemplares son "parejas de reproductoras" y alcanzan en el mercado un valor de 60.000 euros

La Benemérita asegura haber desmantelado el mayor criadero ilegal de esta especie en suelo europeo

Desmantelada una de las mayores organizaciones de tráfico ilegal de tortugas. / EFE

La Guardia Civil se ha incautado de más de 1.100 ejemplares de 62 especies de tortugas (14 de ellas en peligro de extinción), tanto adultos como crías, y más de 750 huevos a una de las mayores organizaciones a nivel internacional dedicada al tráfico ilegal de especies amenazadas de tortugas.

Entre los animales interceptados hay "parejas de reproductoras" que alcanzan un valor de 60.000 euros, según ha explicado el teniente del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona

En la operación, bautizada con el nombre de Coahuila, se ha saldado con la detención de tres personas. Concretamente, dos de ellos han sido detenidos como responsables de la cría y otro por el comercio ilícito de los reptiles. Asimismo, se ha investigado a otras tres personas. El líder de la organización, un ciudadano alemán, ya fue denunciado en el 2009 por tenencia de animales.

Otro de los detenidos y dos investigados son también de nacionalidad alemana, mientras que un detenido y un investigado son de nacionalidad española. Se les acusa de delitos relativos a flora y fauna silvestre, contrabando de especies protegidas y blanqueo de capitales.

Entre las especies incautadas se encuentran tortugas de caja (Cuora sp.), consideradas en altísimo riesgo de extinción, así como algunas endémicas de México, Estados Unidos y Canadá. Además, había ejemplares de tortuga mora catalogada como 'vulnerable' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Envíos llamativos

La operación se inició en el mes de febrero del pasado año cuando agentes de la Guardia Civil del Aeropuerto de Palma detectaron el envío de diversos ejemplares de tortugas de la especie Coahuila.

La mayoría de estos especímenes están amparados por el régimen de protección del Convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas (Cites), donde se busca preservar la protección de las especies mediante el control de su comercio y al cual España esta adherida desde el año 1986.

Una vez inspeccionado el envío, los agentes pudieron comprobar como parte de los ejemplares presentados no se correspondían ni con los declarados en la partida ni con la documentación que los acompañaba, por lo que procedieron a su incautación.

Igualmente, en el marco de la operación, la Guardia Civil realizó diferentes pesquisas para dar con los responsables de este envío ya que los responsables no tenían nada a su nombre, lo que dificultó la investigación.

Como resultado de ello, los agentes localizaron una finca rústica en el término municipal de Llucmajor, donde residían dos ciudadanos alemanes. En dicha vivienda comprobaron que el criadero era mucho mayor de lo esperado y que tenía como finalidad la cría "a nivel industrial" de diversas especies de tortugas, tanto de agua como de tierra.

Para la práctica del registro, se contó con el apoyo de técnicos de la Autoridad Administrativa Cites, así como de personal de la Fundación Natura Park. Asimismo, se procedió a la identificación de los animales.

Prisión para los responsables

Una vez detenidas las dos personas responsables del criadero y pasadas a disposición judicial, se decretó su ingreso en prisión. Igualmente, se constató que estas dos personas mantenían una estrecha colaboración con el responsable de una tienda de fauna exótica en Barcelona, que les servía para "blanquear" los especímenes producidos en Mallorca.

Por tal motivo, la Guardia Civil se desplazó hasta Barcelona para proceder a la entrada y registro de la tienda investigada como del domicilio del titular. En su finca se hallaron diferentes piscinas y depósitos con especies protegidas en muy mal estado de mantenimiento.

Entre otros ejemplares, se han encontrado 14 de las 50 especies más amenazadas del mundo, como cuatro 'Cuora mccordi', siete 'Cuora aurocapitata', 36 'Cuora trifasciata', diez 'Mauremys annamensis', cinco 'Siebenrockiella leytensis' y 25 ejemplares de 'Cuora pani'.

La investigación se ha llevado a cabo en el marco de la operación 'Naultinus' de Europol, que ha colaborado en el análisis de información y la coordinación con otros países de la Unión Europea, como son Alemania, Francia, Italia y Austria.

Desde la Guardia Civil han sostenido que el tráfico ilegal de especies de fauna y flora supone una de las principales amenazas para la conservación de la biodiversidad y uno de los objetivos prioritarios de la lucha contra la delincuencia organizada para la Unión Europea.

Por este motivo, España cuenta desde abril de 2018 con Plan Tifies, Plan de acción español contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de Especies Silvestres, impulsado por la Secretaría General de Biodiversidad y Medio Natural del Ministerio para la Transición Ecológica.

Las tortugas se encuentran dentro de los vertebrados mayores más amenazados del planeta. De un total de 365 especies reconocidas, 148 de ellas están consideradas amenazadas por los criterios de la IUCN, dentro de las categorías de 'Vulnerable', peligro o peligro crítico. En la historia reciente, se han extinguido siete especies y tres subespecies de tortugas conocidas.

Casos similares han creado gran expectación en redes sociales, como es el caso de la niña rusa que mató a un gato y lo subió a redes sociales.

0 Comentarios
cargando