Ir a contenido

SENTENCIA

El maltrato sin lesiones también debe ser castigado con una orden de alejamiento

El Supremo equipara esta situación con las que sí se generan daños y dice que es acorde con la protección a las víctimas de género

Efe

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid.

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid. / ARCHIVO

El Tribunal Supremo ha establecido en una sentencia que el maltrato a la pareja o expareja sin causar lesión alguna también debe ser castigado con una orden de alejamiento a la víctima, además de la preceptiva pena de prisión que lleva aparejado este delito.

Una "interpretación acorde con la protección a las víctimas de violencia de género" que la Sala Segunda del alto tribunal realiza en una sentencia en la que prohíbe a un hombre acercarse a su pareja a menos de 500 metros por haberle propinado una bofetada y otros golpes por los que la víctima no necesitó atención médica.

En la sentencia, de la que ha sido ponente el juez Pablo Llarena, el alto tribunal sienta jurisprudencia en esta cuestión y determina que "el delito de golpear o maltratar sin causar lesión" -conocido como maltrato de obra- a la pareja o expareja y sin que ésta precise de asistencia facultativa debe llevar "de forma imperativa la pena accesoria de prohibición de aproximación a la víctima".

Según el pleno de la Sala de lo Penal, esta conducta debería estar comprendida en el artículo 57 del Código Penal, que impone una orden de alejamiento a la víctima para los autores de delitos de homicidio, torturas, contra la libertad sexual o de lesiones, en los que la persona agredida sea la pareja o expareja.

"Consecuencia incoherente"

El tribunal puntualiza que el delito de lesiones "no puede interpretarse desde un punto de vista puramente gramatical" y creer que el maltrato de obra no se incluye en este tipo penal "produciría una consecuencia incoherente".

Los magistrados subrayan que el artículo 153 del Código Penal, introducido en el 2015, recoge un delito enmarcado en la violencia de género "que el legislador ha querido diferenciar claramente de otras figuras delictivas" en las que la víctima no es la pareja del agresor.

Precisamente por ello, señala la Sala, el maltrato sin lesiones a la pareja "está castigado con penas más graves" que aquel ejercido sobre otra persona.

"Cualquier interpretación que se haga del precepto debe estar inspirada en una mejor y más adecuada protección de las víctimas", sostiene la Sala.

Añade que el Código Penal castiga con las mismas penas de cárcel (de 6 meses a un año) tanto al agresor que causa a la víctima lesiones que requieren asistencia médica como al que la maltrate sin causarle lesión, por lo que este último caso también debe llevar aparejado la orden de alejamiento que se impone en el primero.

Criterio fijado

Con esta sentencia, el Supremo fija criterio en una cuestión donde las audiencias provinciales no habían mantenido una línea uniforme, y en la que tampoco la jurisprudencia de la propia Sala de lo Penal del alto tribunal había sido unánime.

En el caso concreto examinado en la sentencia, la Sala condena a 9 meses de prisión y prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante 2 años a un hombre que agredió a su pareja en una calle de Getafe (Madrid), sin que ésta precisase atención médica.

Con su fallo, el Supremo revoca una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid y también condena al agresor a 2 años de prohibición del derecho a tenencia de armas.