Ir a contenido

OPERATIVO POLICIAL

Los Mossos desmantelan un narcopiso en La Mina

La vivienda recibía un volumen importante de visitas cada día y era "muy activo", según los investigadores

J. G. Albalat

Material hallado en el piso de La Mina.

Material hallado en el piso de La Mina.

Los Mossos d'Esquadra de la comisaría de Badalona desmantelaron el pasado 24 de julio un narcopiso "muy activo", según los investigadores, en el barrio de La Mina de Sant Adrià del Besòs. Los agentes detuvieron a dos hombres, uno de nacionalidad española y otro marroquí y vecinos de la citada población por tráfico de drogas y fraude de fluido eléctrico. Dos días después, pasaron a disposisión judicial y quedaron en libertad provisional.

La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento que en un domicilio del barrio de La Mina se había instalado un punto de venta de sustacias estupefacientes, presuntamente cocaína y heroína. Los agentes montaron entonces un dispositivo para corroborar las sospechas y constatar que en esa casa se recibía un volumen importante de visitas al día. Además, la residencia estaba conectada de manera "fraudulenta, precaria y peligrosa" a la red eléctrica común de la finca, lo que suponía un grave riesgo para el inmueble, sostienen los Mossos.

A raíz de los indicios recogidos, los investigadores solicitaron al juzgado de guardia de Badalona un autorización para practicar un registro en ese domicilio. Los agentes de la comisaría de Badalona entraron en la vivienda en la mañana del martes 24 de julio con el apoyo del Area Regional de Recurso Operativos (ARRO) y de la Unidad Canina. Durante el acceso a la vivienda, uno de los hombres que habían dentro lazó una bolsa de plástico al patio interior de la finca. Una vez recuperada, la bolsa contenía 15 papelinas de presuntamente cocaína preparadas para su venta.

Suelo lleno de jeringuillas

En el interior del piso, los mossos hallaron lo que parecía cocaína y heroína en roca, así como una pepelina de esta sustancia preparada para ser vendida y 350 euros fraccionados en monedas y billetes. La policía sostiene que la distribución del piso había sido modificada y en el suelo había jeringuillas usadas por la personas que consumían allí mismo.

Los técnicos de la compañía eléctrica midieron el consumo de ese piso y descubrieron que la conexión estaba pinchada a la linea general de la escalera comunitaria. Por esta razón, desconectaron los contadores y restablecieron la normalidad en el suministro. 

0 Comentarios
cargando