07 jun 2020

Ir a contenido

EL DRAMA DE LA TERCERA EDAD

Una tableta contra las ausencias

El programa Vincles une a 600 jubilados mediante una aplicación móvil

La iniciativa aplaca la soledad de personas con una media de edad de 82 años

Teresa Pérez

Neus Gutiérrez en su casa de Barcelona, el jueves con la tableta en la mano.

Neus Gutiérrez en su casa de Barcelona, el jueves con la tableta en la mano. / JORDI COTRINA

La tecnología tiene un poder paliativo contra las ausencias, pérdidas y soledades que tiñen de tristeza a los usuarios de la tercera edad. Una tableta, una sencilla tableta, se ha convertido en el cordón umbilical que une a jubilados con la familia y con otras personas a las que como a ellos la soledad les pesa como una losa y les estira los días como un chiclé. Solo en la ciudad de Barcelona hay más de 55.000 personas de más de 75 años a las que nadie les da los buenos días ni las buenas noches.

Para zarandear estos silencios emocionales y sociales ha nacido el programa Vincles, un servicio que cuenta ya con 600 usuarios, con una media de edad de 82 años. Unos 200 asistieron el viernes a un encuentro tecnológico en el auditorio del Macba, en Barcelona. Isabel, Dolores, Lidia, Antonio, Neus… explicaron su experiencia con la tableta y hasta la subieron a los altares porque reconocieron que "ha sido de gran ayuda para dejar la tristeza en un rincón".

Sentirte escuchada

Lidia hasta le dedicó una poesía al programa Vincles "porque es muy de agradecer que cuando eres mayor te sientas escuchada, reconocida  y acariciada", dijo.  "Somos mayores, pero somos personas y necesitamos notar el cariño de la gente", sentenció otra experta digital. Antonio, de 85 años, apuntó otra ventaja más: "Desde que estoy conectado hablo más con mis nietos". El Ayuntamiento de Barcelona pretende que los 600 usuarios actuales se conviertan en un millar este otoño.

Neus Gutiérrez (Guadalajara.1943) también vive sola y estaba sola hasta que la tableta se coló en su vida el pasado 6 de abril. Y todo dio un giro. Está tan contenta con este invento que explica emocionada: "Hasta he llamado al ayuntamiento para darles las gracias". Este invento fue su salvavidas contra la nostalgia que le roía desde que hace dos años se fue el amor de su vida y cuyas imagénes están presentes en todos los rincones y muebles de la casa. "Le hablo, aunque lloro", cuenta con la voz quebrada.

Me ha cambiado la vida

Neus se ha acostumbrado rápidamente al manejo del miniordenador y además no le dio ningún reparo tocar los botones porque "ya me dijeron que tocase lo que tocase no se estropea", cuenta. Todos los días en cuanto se levanta mira la tableta porque su hija acostumbra a darle los buenos días virtuales, a veces con un mensaje y otras con un vídeo o una fotografía. "Si ahora me quitaran la tableta hasta me harían daño. A mí la tableta me ha cambiado la vida", sentencia. Y cuando se le pregunta por qué, comienza a enumerar: hijos, amigos y conocidos están al otro lado del aparato por si quiere comunicarse con ellos. "Hablo con mis hijos, con una amiga muy querida que se ha ido a vivir a Murcia y me manda imágenes del mar, ese mar que es mío", indica. "También les doy los buenos días al grupo", explica. Recuerda que antes del 6 de abril, fecha de su bautismo tecnológico, "los días se me hacían muy largos. La tele --dice-- me distrae muy poco y tengo problemas de visión".

Voces solitarias

Esta jubilada ha trabajado de dependienta en una pastelería "por eso soy tan dulce", añade con retranca. Es el 'alma mater' de más de uno de los 65 grupos de usuarios activos que funcionan en Barcelona unidos por afinidades como cocina, cultura, memoria, humor y movilidad reducida. A Neus le duele que la gente esté tan sola -"hay muchas personas así", señala- y aunque es difícil detectar este estado a través de un aparato, ella lo intuye, a veces, a través de las voces.

Vincles no tiene únicamente el objetivo de "combatir la soledad, también el de estrechar la brecha digital en esta generación de mayores de 65 años", aseguró Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales,  que asistió al encuentro de los usuarios. La mayoría de los beneficiarios son mujeres (484). Vincles permite, entre otros servicios, realizar videollamadas, que es la función más utilizada (solo en junio 3.500) y recibir mensajes escritos o audiovisuales.