Ir a contenido

EL DRAMA DE LOS REFUGIADOS

España y Francia proponen una cumbre regional sobre inmigración

Sánchez y Macron abogan por una reunión euroafricana para abordar "inicitaivas comunes" ante esta problemática

Piden el refuerzo de Frontex y consideran "indispensable" contar con más recursos "humanos, materiales y jurídicos"

Macron y Sánchez, durante la rueda de prensa que han concedido tras su reunión en la Moncloa. 

Macron y Sánchez, durante la rueda de prensa que han concedido tras su reunión en la Moncloa.  / PABLO BLÁZQUEZ DOMÍNGUEZ (GETTY IMAGES)

Los presidentes de España Francia, Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, han anunciado su intención de convocar una reunión regional euroafricana en la que se aborde la problemática migratoria y se exploren "posibles iniciativas comunes". El encuentro, que se celebraría en territorio español, contaría con la participación de los ministros europeos y del Sahel encargados de los asuntos migratorios.

Así lo han trasladado ambos dirigentes a la conclusión del encuentor que han mantenido este jueves en la Moncloa, en el que han sellado un documento con una serie de propuestas para "responder con humanidad y eficacia a la llega a Europa de refugiados y migrantes". Entre las medidas, apuestan por reforzar la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, conocida como Frontex, al tiempo que consideran "indispensable" contar con más recursos "humanos, materiales y jurídicos", tanto para proteger las fronteras como para facilitar el retorno de los migrantes sin derecho a asilo.

Sintonía

Sánchez y Macron han mostrado su sintonía en la necesidad de articular una estrategia ante el "reto" de la acogida de personas rescatadas en el Mediterráneo por oenegés. Para tal fin, abogan por desarrollar un modelo "organizado" destinado a "gestionar el tratamiento de los migrantes económicos irregulares" y de los refugiados necesitados de protección".  Francia y España apoyan los "centros controlados" y la "plataformas de desembarco" planteados por la Comisión Europea para desarrollar nuevas herramientas junto a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Ambos países quieren dar prioridad a la "acogida y el tratamiento" de los emigrantes atendiendo a los principios de responsabilidad y solidaridad. Los dirigentes han recurrido a la labor del buque Aquariusde Médicos sin fronteras,  como un "ejemplo de solidaridad europea", que debería inspirar un "mecanismo temporal" inspirado en la forma de cooperación voluntaria entre estados que ya se puso de manifiesto con el desembarco de personas del buque Lifeline.

La declaración muestra la disposición de los dos países para mejorar el apoyo y la cooperación con los países de origen, tránsito y destino de migrantes, en particular Marruecos, así como alcanzar un "alto nivel" cooperación similar con los países africanos de origen o tránsito, con medidas de desarrollo económico, seguridad conjunta y lucha contra tráfico de personas.