Ir a contenido

MEDIO AMBIENTE

Greenpeace denuncia que la urbanización de la costa se ha duplicado en 30 años

Catalunya es la comunidad con el litoral más construido (26,4%)

El 80% de los recursos ambientales de la costa española están degradados, según un estudio de la organización

Imma Fernández

 Playa del Beril  Tenerife,  Islas Canarias / PEDRO ARMESTRE (GREENPEACE VÍDEO)

El panorama es desesperanzador pero allí están ellos batallando contra la destrucción del planeta. Greenpeace ha denunciado hoy los estragos que está causando el ladrillo en el litoral español, en especial en el Mediterráneo y en el Atlántico sur. “El 80% de los recursos ambientales de la costa están degradados tras 30 años de urbanización masiva", concluye el estudio 'A toda costa 2018', elaborado por la organización y el Observatorio de la Sostenibilidad, presentado este martes en las entrañas del 'MY Esperanza', uno de sus tres barcos, anclado hasta el jueves en el Maremàgnum barcelonés.

El informe constata que la superficie de costa urbanizada se ha duplicado durante las tres décadas de vigencia de la Ley de Costas (aprobada en 1988), pasando de 240.000 a 530.000 hectáreas, lo que supone un 13% del territorio costero frente al 2% del interior. 

Catalunya lidera el 'ranking' del ladrillo con el 26,4% de sus costas urbanizadas -se eleva hasta el 41% en la provincia de Barcelona-, seguida por la Comunidad Valenciana (23%) y Andalucía (15,4%). El 36,5% de las playas españolas "no merece el calificativo de natural", aporta Raúl Estévez, biólogo del Observatorio de la Sostenibilidad. 

Recursos naturales arrasados

La investigación de los activistas ha evaluado por primera vez la pérdida de bienes y servicios ambientales de los 10 primeros kilómetros de la franja litoral, más allá de los 100 metros de la línea de playa protegidos. "La barbarie del hormigón está arrasando con todo, también con los recursos naturales que proporciona el litoral, necesarios para un desarrollo sostenible. La Ley de Costas no ha sido suficiente", ha alertado Pilar Marcos, responsable de Biodiversidad de Greenpeace. 

A modo de advertencia, la experta recurre al dicho atribuido a un jefe indio: "Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río y pescado el último pez, te darás cuenta de que el dinero no se puede comer”. Reflexión que no ha calado en los políticos. Marcos recuerda los estragos que hizo la Ley del Suelo aprobada por Aznar en 1998. Todo el suelo se declaró urbanizable, salvo que estuviera prohibido, lo que otorgó gran potestad a los municipios para llevar las grúas a la costa, disparando "cientos de casos de corrupción". En los últimos Presupuestos Generales del Estado, lamenta, tan solo el 7% destinado a la costa es para su preservación.

Cambio climático

Los ecosistemas costeros proporcionan bienes y servicios ambientales clave para el desarrollo económico y social; seguridad alimentaria, I+D y turismo, entre otros. "También son la tabla de salvación para adaptarnos a los impactos del cambio climático: generan lluvias para frenar el avance de las sequías, amortiguan las inundaciones y controlan la erosión del suelo", explica Paloma Nuche, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace.

Bajo la dictadura del cemento, la pérdida más alarmante ha sido la de cultivos y pastizales (13%), principales generadores de alimentos. También han disminuido la vegetación de la ribera de los ríos y otros cauces de agua  (10,6%); las salinas; la capacidad de generación de lluvias por la pérdida de bosques y humedales, y el disfrute de las actividades en la naturaleza.

Son las consecuencias, como saben bien los vecinos de la Pineda de Castelldefels, de un paisaje de cemento que sigue cotizando al alza. El ladrillo creció un 6% interanual en el primer trimestre del 2018, cifra que, según Greenpeace, no se alcanzó ni en los momentos más álgidos de la burbuja inmobiliaria.

Más áreas protegidas y una nueva ley 

Las únicas zonas que se mantienen intactas son las protegidas (parques nacionales, parques naturales...), informan los activistas, que reclaman aumentar estas áreas para preservar los ecosistemas. La organización pide una nueva Ley de Costa "que tenga en cuenta el cambio climático" y que no se base en criterios topográficos "establecidos en un despacho", como la franja protegida de 100 metros, sino en la realidad de los ecosistemas.

Marcos recuerda que la Ley de Costas de 1988 "marcó un hito", porque convirtió a España en uno de los primeros países en establecer el acceso gratuito a las playas y tuvo "efectos muy positivos para salvaguardar el litoral", pero denuncian que "no se ha aplicado de forma conveniente en todo el territorio". 

"Junto al ladrillo, han reinado en nuestras costas el hormigón de los puertos, el regadío intensivo, el mármol de los paseos marítimos o las nueva autovías", ha lamentado la bióloga, que subraya que la mala gestión costera ha supuesto "costes multimillonarios" para el Estado.

Temas: Ecología

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.