Ir a contenido

Las trabajadoras sexuales crean la primera sección sindical de España para reclamar sus derechos laborales

Por ahora se han afiliado una decena de mujeres, algunas de las cuales proceden de otras comunidades autónomas ante la falta de organismos en sus lugares de residencia

Imagen de la presentación de la Sección Sindical de la IAcCde las trabajdoras sexuales. 

Imagen de la presentación de la Sección Sindical de la IAcCde las trabajdoras sexuales.  / Andrea Zamorano

La Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) ha creado la primera sección sindical de España que agrupa a trabajadoras sexuales para reclamar sus derechos laborales. Bajo el lema "el trabajo sexual también es trabajo", han presentado este jueves en Barcelona sus próximas actuaciones. 

En el acto de presentación, la coordinadora de la Federación de Otras Actividades del IAC, Mireia Herrera, ha explicado que el objetivo final es conseguir que el trabajo sexual sea reconocido como trabajo.

Por ahora se han afiliado una decena de trabajadoras sexuales, algunas de las cuales proceden de otras comunidades autónomas, según ha detallado Herrera, que ha subrayado que el primer paso es conseguir que "se abran más secciones en otros sindicatos" del país.

Según sus promotoras, la sección sindical está abierta a "todos los trabajadores y trabajadoras de servicios sexuales", desde prostitutas que ejerzan en la calle hasta actores y actrices de pornografía.

En una segunda fase, la sección quiere crear "una unión sindical del trabajo sexual para actuar conjuntamente".

Voluntad expansiva

"Tenemos un proyecto enorme, empezamos en Barcelona pero no vamos a parar hasta que todas las trabajadoras sexuales del Estado estemos sindicadas, porque una puta sindicada es una puta empoderada", ha afirmado Paula Ezquerra, una de las componentes de la sección sindical.

Otra miembro del grupo, Janet -que ha preferido no facilitar su apellido-, ha destacado que el objetivo del sindicato es "visibilizar que el estigma y la criminalización no va con el trabajo sexual" y que "la industria de la prostitución da trabajo, directa o indirectamente".

"El reconocimiento del trabajo sexual como trabajo nos saca de una condición de criminales y de víctimas y nos introduce en la situación de ciudadanas", ha opinado Saisei-Chan, también miembro del sindicato, que cree que "cuanto más se persigue el trabajo sexual, más se clandestiniza y queda en manos de explotadores y de tratantes".