Ir a contenido

PINEDA DEL CASTELL

Resistencia vecinal en Castelldefels para impedir la urbanización de su última zona verde

Medio centenar de personas acampan para frenar la contrucción de seis bloques de pisos y un aparcamiento

El ayuntamiento ya ha concedido la licencia para urbanizar la zona

Felipe Valenzuela

Acampada en la pineda del Castell de Castelldefels.

Acampada en la pineda del Castell de Castelldefels. / ACN / ÀLEX RECOLONS

Los vecinos de Castelldefels están en pie de guerra. Un promotor privado ha llegado a un acuerdo con el ayuntamiento de la localidad para construir seis bloques de viviendas y un aparcamiento en la pineda situada junto al Castell, la última zona verde del municipio. "Es un espacio donde todos hemos jugado de pequeños y donde ahora lo hacen nuestros hijos", afirman miembros de la plataforma Defensem el Castell, formada hace unos días para luchar contra la construcción de los edificios.

Medio centenar de personas están acampadas desde el pasado domingo para impedir las obras. El constuctor ya les advirtió el viernes que el lunes comenzarán a talar árboles, denuncian los acampados. El consistorio ha concedido la licencia de urbanización y ha indicado que si no otorga el permiso para construir debería indemnizar a la constructora con 40 millones de euros. Los acampados han acordado este sábado en una asamblea continuar la lucha y manifestarse el jueves, el día que el tema se debatirá en el pleno municipal.

El gobierno de Maria Miranda, alcaldesa de Castelldefels, ha asegurado que se destinarán pisos a vivienda social y que se dignificará la zona aumentando los espacios verdes. "Los vecinos no queremos un parque hecho por el hombre, queremos preservar el espacio natural tal y como está, destruirlo para pavimentar es una barbaridad", responden desde la plataforma.

Un proyecto con historia

El plan lleva en pie desde el 2008, pero con la crisis se paralizó y se cambió de promotora. Sin embargo, no fue hasta hace un par de semanas cuando la nueva empresa decidió retomar la iniciativa. "Nos hemos enterado de que urbanizarán la zona y construirán varios edificios cuando los permisos ya están dados y el espacio vallado -apuntan miembros de la plataforma- Los ciudadanos queremos participar y estar informados porque nos tocan un símbolo del pueblo. Las cosas no se hacen a escondidas, no ha habido transparencia".

El promotor posee un 55% de la propiedad y el ayuntamiento, el resto. "El consistorio es partícipe del proyecto. Hemos intentado una y otra vez que nos envíen los planos para conocerlo, pero nos ponen pegas", comentan fuentes de Defensem el Castell que han recogido más de 2.500 firmas para parilizar el proyecto. "No tiene sentido que quieran expandir las zonas verdes, lo único que harán es replantar árboles y estos tienen un porcentaje muy bajo de supervivencia, en la tierra no habrá más que cableado", explican.

El ayuntamiento ya había realizado hace unos años una acción similar, según recuerdan los integrantes de la plataforma. "Cedió una parcela a una escuela elitista para construir una pista deportiva a cambio de que dejasen unas horas para el resto de la ciudadanía, pero el uso precedente lo tenía la British School", explican.

Un plan para dignificar el terreno

Según un comunicado, el ayuntamiento está atado de pies y manos, ya que si no otorga la licencia de construcción podría ser acusado de prevaricación. La jefa de obra ha advertido que tenía que entrar sí o sí para comenzar la edificación, pero que no se pelearía con nadie. Los Mossos, sin embargo, ya les han alertado sobre un posible desalojo, explica un miembro de la entidad. El viernes los agentes hicieron una primera intentona, que no se ejecutó.

"La jefa de obra nos avisó de que si entorpecíamos una parte entrarían por otra , no sabemos qué haremos pero lo defenderemos con uñas y dientes", relatan los acampados. Según los miembros de Defensem el Castell, el proyecto del consistorio no es tan maravilloso como lo venden. "Destruirán gran parte de la pineda para construir un aparcamiento y seis edificios, nos dejan menos verde y menos espacio", concluyen.

Temas: Castelldefels