Ir a contenido

la estafa del cajero automático

Así engañaban unos ladrones a personas mayores para concer el PIN de sus tarjetas

Los Mossos d'Esquadra arrestaron el pasado 23 de junio a tres delincuentes que usaban le técnica del 'scalping'

Se acercaban a las víctimas, averiguaban el PIN y después les robaban las tarjetas o las libretas para sacar dinero

El Periódico

Captura del vídeo en que se ve como una estafadora engaña a una mujer mayor para conocer el PIN de su libreta de ahorros.

Captura del vídeo en que se ve como una estafadora engaña a una mujer mayor para conocer el PIN de su libreta de ahorros.

Agentes de la división de investigación criminal de los Mossos d'Esquadra adscritos a la comisaría de Cornellà de Llobregat detuvieron el pasado 23 de junio en el Prat de Llobregat tres miembros de un grupo criminal que se dedicaba a cometer estafas y hurtos con tarjetas de crédito y libretas bancarias de las que previamente averigüaban el PIN, un método que se conoce como 'scalping'.

Los ladrones se acercaban a las víctimas, principalmente personas de la tercera edad o pensionistas, fingiendo ayudarles o para preguntar algo en el momento en el que se encontraban sacando dinero en un cajero o realizando algún pago en un establecimiento comercial. Conseguían así el número secreto PIN y después robaban la tarjeta o la libreta. Posteriormente se desplazaban a un cajero y retiraban el importe máximo permitido tantas veces como les fuera posible o hasta que la víctima se daba cuenta y anulaba esa tarjeta o libreta.

Un  grupo organizado

Los responsables de la investigación llevaban trabajando en el caso desde principios de año, cuando se detectaron varios robos con este sistema en la zona sur del área metropolitana de Barcelona. La policía cree que se trata de un grupo organizado internacional que se desplaza por varios países de Europa, ya que alguno de los detenidos ya habían sido fichados por delitos similares en otras partes. 

Las pesquisas han llevado a establecer que el grupo cometieron al menos catorce delitos de estas características, con los que habrían conseguido un botín de 15.000 euros. Casi la mitad del dinero (unos 7.000 euros) lo enviaban a familiares de confianza del grupo en Rumanía, por lo que no tenían nunca el dinero robado encima.

Se cree que la banda puede estar formada por al menos diez personas, de las cuales tres o cuatro siempre son las mismas que cometen los delitos y el resto son colaboradores que actúan de forma rotatoria. El grupo se solía alojar en apartamentos turísticos, aparthoteles o en hoteles de municipios de gran afluencia turística, realizando estancias cortas.

Los detenidos, de 45, 31 y 29 años de edad y de nacionalidad rumana pasaron a disposición judicial y quedaron en libertad con cargos. La investigación continúia abierta a la espera de realizar nuevas detenciones de miembros del grupo.

0 Comentarios
cargando