Ir a contenido

CIRCULACIÓN

Trànsit inicia los trámites para restringir los camiones en la N-340

Fomento confirma que se hará cargo del importe de la bonificación del peaje

Anna Rocasalva

Punto negro en la N-340 a la altura de Altafulla.

Punto negro en la N-340 a la altura de Altafulla. / XAVI MOLINER

El Servei Català de Trànsit ha dado los primeros pasos formales para restringir la circulación de vehículos pesados ​​en varios tramos de las carreteras N-340 y N-240, centradas en los vehículos de transporte de mercancías de cuatro o más ejes con una masa igual o superior a 26 toneladas, cuya circulación, especialmente por la N-340, para evitar la autopista de peaje, ha sido señalada insistentemente por los alcaldes de la zona como la causante de la elevada siniestralidad de la vía. La resolución entrará en vigor una vez se publique en el DOGC y resulten efectivas las bonificaciones que se apliquen a los tramos de las autopistas AP-7 y AP-2, que constituyen una alternativa de mayor capacidad y mejor trazado. Algo que según fuentes del Ministerio de Fomento, que ha confirmado que asumirá el importe de las bonificaciones del peaje para los transportistas, sucederá pronto. 

Según fuentes de fomento, la bonificación cubrirá el 50% del importe del peaje para los vehículos que realicen recorridos dentro de los tramos restringidos, y que porlo tanto deban utilizar necesariamente la autopista de peaje, y del 42,5% para los movimientos de largo recorrido.

El SCT ya ha elaborado el borrador que modificará la resolución que establece las restricciones a la circulación durante el año 2018, en el que añadirá a las limitaciones existentes en la N-II, los tramos concretos de prohibición en la N-340 y en la N-240. Trànsit destaca que las carreteras N-240, entre las Borges Blanques y Montblanc, la N-340, en el tramo comprendido entre Alcanar y l’Hospitalet de l’Infant, y las vías entre Altafulla y Vilafranca del Penedès, registran un volumen elevado de vehículos pesados ​​y, comparativamente, una siniestralidad notablemente más elevada que sus recorridos paralelos por las autopistas AP-2 y AP-7.

El objetivo de estas restricciones es contribuir a reducir la siniestralidad en estas carreteras y mejorar la movilidad, al menos, hasta que las características de las infraestructuras alcancen una mayor seguridad y fluidez vial. El SCT ya ha enviado el trámite de audiencia a los organismos, entidades y asociaciones del sector del transporte de mercancías implicadas, que dispondrán de un periodo de 10 días hábiles para presentar alegaciones.

0 Comentarios
cargando