Ir a contenido

El impacto del caso de 'La manada' activa la ola de denuncias y el rechazo social

A las cuatro denuncias por agresiones en Sant Joan se suma la presunta violación múltiple en Molins de Rei en mayo por la que hay cuatro jóvenes detenidos

El periódico

Edificio en obras en Palamós, donde el sábado se cometió una supuesta agresión sexual a una menor. 

Edificio en obras en Palamós, donde el sábado se cometió una supuesta agresión sexual a una menor.  / Xavier Pi

Las cuatro denuncias por agresiones sexuales en la noche de Sant Joan registradas en Catalunya, tres de ellas en Barcelona y una en Palamós, sumadas a la presentada por una presunta violación múltiple cometida en Molins de Rei el pasado mayo, como avanzaba la cadena Ser, por la que hay cuatro jóvenes detenidos y dos investigados, renuevan el debate. ¿Se han incrementado las violaciones o han aumentado las denuncias, consecuencia de la mayor concienciación de este tipo de agresiones?

La cuestión queda en el tintero, pero de lo que no dudan los expertos es de que el caso mediático de ‘La manada’ ha ayudado a una mayor preocupación social y visibilización de los ataques. La consecuencia es que las víctimas se sienten más apoyadas a la hora de denunciar este tipo de delitos y se rompen posibles estigmas. El rechazo generalizado en una sociedad más concienciazada es un arma a su favor.

Menores en Palamós

En Palamós, el pasado domingo los Mossos d’Esquadra detuvieron a dos menores de la localidad, de 14 y de 15 años, por una supuesta agresión sexual a otra menor de la misma edad y de distinta población. Uno de los menores fue detenido como presunto autor material del ataque y el otro, citado por omisión de socorro. El caso está en manos de la fiscalía de menores.

Las tres denuncias registradas en la capital catalana reportaron una tentativa de violación en Sants; un abuso en el Eixample y una agresión sexual de un hombre a otro hombre en una playa de Ciutat Vella.

El registro de violación múltiple a una joven a la salida de una discoteca de Molins de Rei, según informa Ser, relata que media docena de chicos abordaron a la chica y la llevaron hasta un vehículo y la agredieron sexualmente. La abandonaron en Sant Boi y apareció en el aparcamiento de los Ferrocarrils de la Generalitat. 

La misma fuente indica que, según la denuncia, la mujer no recuerda cómo llegó. Llevaba la ropa rasgada y estaba muy angustiada. En el Hospital de Sant Boi determinaron que había sido agredida sexualmente. La víctima explicó que recordaba haber mordido en el cuello uno de los presuntos violadores. Una posible herida clave para la investigación. 

‘La manada’ despierta conciencias

 “Aunque la respuesta judicial de ‘La manada’ no ha sido la esperada, su impacto ha ayudado a remover conciencias y poner a la calle en contra de esta violencia”, expone Amalia Fernández, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis. Además, agrega la abogada, la atención mediática, unida a las manifestaciones del 8-M y movimientos contra la violencia machista como #Metoo, han obligado a los poderes públicos a ponerse las pilas y llevar el fenómeno a la agenda política. La contrapartida es que el fallo de la violación múltiple ocurrida en los Sanfermines del 2016 en Pamplona, opina Fernández, puede retraer a algunas denunciantes a sufrir el calvario de revivir los hechos. “Alguna víctima puede pensar que no merece la pena ante la benévola sentencia de ‘La manada”.

Desde el ámbito clínico y sociológico, algunos expertos, como María Isabel Menéndez, investigadora de violencia contra las mujeres, apuntan a una correlación, especialmente en el caso concreto de las agresiones grupales, entre el auge de este tipo de delitos y el consumo voraz de una pornografía que reitera los patrones de sumisión de la mujer y que tiende a ser cada vez más violenta y denigrante. Adolescentes y jóvenes imitan en la vida real lo que ven en esas imágenes. No ayuda tampoco en la lucha contra la violencia de género, agrega Menéndez, una sociedad hipersexualizada.   

Más denuncias

Los juristas, por su parte, coinciden en que agresiones a la mujer ha habido siempre, pero el aumento de las denuncias y del interés social han intensificado el foco. Según el balance de criminalidad difundido por el Ministerio del Interior, las agresiones sexuales con penetración se incrementaron un 28,4% en el primer trimestre de este año. Los agentes recibieron 371 avisos, algo más de cuatro al día.

Las comunidades autónomas con más denuncias por violación fueron Catalunya (110), Madrid (62) y Andalucía (41).