Ir a contenido

ENTREVISTA

David Noguera, presidente de MSF España: "Cerrar los puertos significa más muertos"

El presidente en España de Médicos Sin Fronteras asegura que el bloqueo de Italia obligará a modificar la planificación de rescates

"A veces olvidamos que esta gente no viaja; huye. Me preocupan discursos de criminalización, de las oenegés y de los refugiados"

Carlos Márquez Daniel

David Noguera, en el puerto de València, con el Dattilo y el Aquarius a sus espaldas. 

David Noguera, en el puerto de València, con el Dattilo y el Aquarius a sus espaldas.  / MIGUEL LORENZO

David Noguera se sienta con este diario después de haber hablado con la CNN y con Al Jazeera. En una carpa, junto al muelle en el que ya han atracado el 'Aquarius' y el 'Dattilo', el presidente en España de Médicos Sin Fronteras, analiza lo sucedido en esta última semana. Y lo más importante: advierte sobre lo que está por venir. 

¿Le ha sorprendido tanta expectación?

Yo veo bien que haya venido tanta prensa, aunque es cierto que estamos acostumbrados a trabajar solos.  Piensa que nos acaban de bombardear un hospital en Yemen y no ha salido en ninguna parte. Hemos podido volver a abrirlo, por cierto. Es agradable sentirse acompañado y esperamos que esta atención mediática contribuya a una discusión global. Creo que Merkel ya ha anunciado una cumbre extraordinaria. Bienvenida sea. También creo que la expectativa ha venido canalizada por una sociedad que empuja y se moviliza.

¿Pero no se ha polarizado todo un poco?

Hay un cierto fenómeno de polarización, es verdad, y nos preocupa porque estamos hablando de vidas humanas. Una cosa es discutir sobre el Barça y el Madrid y otra muy distinta, frivolizar sobre la tragedia del mar. Generan miedo ciertos discursos con impacto en la vida de las personas.

¿Y ciertas políticas qué generan?

El bloqueo de los puertos decidido por el gobierno de Italia generará más muertes. Punto. Eso es así de claro. Y otra cosa: tres barcos de rescate ejerciendo de barcos de transporte significa que no están sacando a gente del mar. Echo de menos empatía y pensar un poco más antes de lanzar opiniones tan contundentes. Hablamos de muerte y sufrimiento.

¿Qué cuerpo se le quedó cuando el 'Aquarius' tenía Italia a tiro y Roma no le permitió ir a puerto?

Nos generó indignación. Nuestro trabajo tiene un elemento pasional, que es el motor que nos mueve. Pero desde un análisis más racional es incluso más preocupante, ya que esto implica que ahora será más complicado rescatar seres humanos en el Mediterráneo.

¿Qué cambiará?

Desde el punto de vista de la logística, mover gente a una localizacion más cercana o más lejana afecta muchísimo. Y dejo de lado la ley del mar, que dice que si alguien está en problemas puede ir al puerto más cercano. Eso ha quedado claro que no se cumple. Ahora habrá que ver cuál es el nuevo mapa operativo, pero parece claro que solo generará más muerte. Europa no ha sabido buscar un sistema de reparto eficaz de migrantes.

¿Cómo se explica que Italia sí haya aceptado náufragos rescatados por un barco de EEUU?

No se explica de ninguna manera. Es muy contradictorio... El 'Aquarius' ha sido rehén de una incoherencia flagrante entre políticas de estados europeos. Es un problema que no tiene fácil solución.

¿Cuál es la receta?

Faltan mecanismos de petición de asilo que sean seguros. España hoy hace este gesto con estos barcos que valoramos mucho, pero nuestro país está en la cola en cumplimiento de recolocación de refugiados pactados con la Unión Europea. Llevamos dos años de retraso. A veces olvidamos que esta gente no viaja; huye. Me preocupan discursos de criminalización, de las oenegés y de los refugiados. Me sorprende cómo pasamos de la simpatía a discursos simplistas y crueles. Gente que huye de guerras los culpan de ser terroristas; es increíble. 

Antes hablábamos de la política italiana. Tampoco parece gratuita la solidaridad de España... 

Seguramente no, pero debo expresar mi satisfacción por la decisión de España. Hoy somos portada en todo el mundo y con una imagen de solidaridad y humanidad.  Esperemos que no quede aquí porque habría un problema grande de incoherencia. Ahora deberían unirse a otros países con una sensibilidad similar y empujar. Porque este problema no se acabará, y el que no entienda esto es que no entiende el mundo. Se habla mucho del 'efecto llamada' pero nadie hace referencia al 'efecto salida'. Tenemos cinco millones de refugiados y desplazados en el mundo, más que en la segunda guerra mundial. Y 450 conflictos bélicos activos. Las consecuencias son globales y también las causas.

¿Qué tal ha sido la vida en el barco?

Complicada... No es un crucero, se duerme en el suelo o en colchones. No es nada cómodo. El momento del rescate es un momento muy duro y tenso. Cuando se estabilizan, viene la incertidumbre, en este caso, con mucho miedo de volver a Libia. Se sintieron muy aliviados cuando supieron que iban a un lugar seguro. Pero el viaje ha sido duro, con muchos mareos y vómitos de personas que no estaban acostumbradas a navegar, y menos en estas condiciones tan pésimas del mar. La relación con los activistas ha sido muy intensa. Les han dejado cartas, mensajes... No les conocen de nada, pero les han salvado la vida.

¿Qué hará ahora el 'Aquarius'?

Lo estamos pensando, pero somos muy tozudos...

El motor del 'Orione', el último barco de la flotilla de rescate, interrumpe la entrevista. Entra en el puerto y ya están los tres navíos en Valencia. "Ahora, a volver a empezar", concluye Noguera. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.