Ir a contenido

CRISIS MIGRATORIA

El 'Aquarius' volverá al mar desafiando a la Europa de los "réditos políticos"

Las oenegés recuerdan que entorpecer los rescates significa más muertes y censuran la "criminal inacción" de la UE

Más de 140 migrantes salvados por MSF y SOS Mediterranée han sido trasladados a hospitales, pero solo seis han terminado ingresados

Carlos Márquez Daniel / Nacho Herrero

El Aquarius llega al puerto de Valencia con 106 inmigrantes a bordo / FOTO: MIGUEL LORENZO / VÍDEO: EFE

El 'Aquarius' ya es un símbolo de la crisis migratoria. Como lo fue Aylan, el niño sirio ahogado en una playa de Turquía. El barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée reposa en el puerto de Valencia tras una travesía que ha agotado a sus 630 ocupantes y sacado los colores a media Europa. Los primeros tienen una ardua tarea de reconstrucción de sus vidas. Los segundos, los gobiernos salpicados por la llegada masiva de inmigrantes, se enfrentan a decisiones políticas que, en opinión de las oenegés, no hacen más que "incrementar el número de muertos en el Mediterráneo". Una guerra abierta entre activistas y gestores que seguirá librándose en los despachos. Y sobre todo, en alta mar, adónde los salvavidas ya han anunciado que regresarán muy pronto. Con el 'Aquarius', por supuesto.

Desembarco del 'Aquarius', este domingo / MIGUEL LORENZO

El operativo para recibir a los migrantes rescatados por el barco de bandera gibraltareña, acompañado por los dos navíos italianos que lo han custodiado y han llevado a parte del pasaje, ha funcionado bien, según lo previsto, con 2.320 personas encargándose de todo, desde traductores voluntarios hasta psicólogos, pasando por sanitarios, policías y asistentes sociales. Los inmigrantes, de 31 nacionalidades distintas, con mayoría de sudaneses, argelinos, eritreos y nigerianos, han arribado a tierras españolas más salvos que sanos. No se teme por la vida de ninguno de ellos, pero su estado de salud ha resultado ser peor de lo previsto. Un total de 144 han tenido que ser trasladados a hospitales, aunque solo media docena han requerido ser ingresados. No solo mareos y vómitos por las olas de cuatro metros. También quemaduras (la letal mezcla de agua de mar y combustible) y otras lesiones que han sido tratadas a bordo durante la larga semana de navegación. "Una odisea innecesaria e inaceptable", ha asegurado uno de los médicos del barco, David Beversluis.

Consejo Europeo

Lo sucedido en las últimas horas alumbra varias lecturas. La política pasa por el Consejo Europeo que la semana que viene tiene previsto abordar la crisis migratoria, con una Italia, o mejor dicho, con un gobierno italiano cerrado en banda y negándose a acoger los rescates que no lleven su bandera, y una España que ha cogido protagonismo con su inesperado y astuto gesto de acoger a los 630 del 'Aquarius'. Todos, arbitrados por una Angela Merkel que sufre el azote de la oposición -y de parte de su partido- por su política de puertas abiertas a migrantes y refugiados. Se prevé que sea un encuentro movidito. Ingredientes no faltarán: el secretario de Estado belga, Theo Francken, ha lamentado la llegada del buque a España preguntándose "con qué derecho entran en la Unión Europea". Sophie Beau, cofundadora de SOS Mediterranée, ha considerado "criminal" la acción de Europa, ha exigido "dignidad y humanidad" y ha insistido en que "menos barcos en el Mediterráneo significa más muertes predecibles". "Volveremos al mar", ha avanzado.  

El 'Aquarius', atracado en el puerto de València / MIGUEL LORENZO

La lectura social tiene que ver con la opinión pública, con la marea de apoyos que ha desatado el 'Aquarius' y las organizaciones que lo comandan. Por último, la visión humanitaria, la más invisible pero la más importante, con los barcos que siguen sacando del agua a centenares de personas que buscan un porvenir en el Viejo Continente. De ahí que MSF haya censurado que los tres barcos se hayan convertido en "navíos de transporte" cuando lo que deberían estar haciendo es "salvar a gente".

Mientras los responsables públicos deshojan la margarita, las oenegés, con el viento de la popularidad en la espalda, no han escatimado punzantes dardos contra unos "gobiernos europeos que priorizan los réditos políticos al rescate de vidas humanas en el mar". "Las personas que iban en el 'Aquarius' se las ha transportado de un barco a otro como si fueran mercancía y han tenido que soportar innecesariamente un viaje más largo y más duro", ha asegurado Karline Kleijer, coordinadora de emergencias de MSF. Ahora ya en tierra, una vez pasado el filtro sanitario y de identificación, serán trasladadas en su mayoría a la residencia de la Universidad Laboral de Cheste.

La acogida                         

El enorme dispositivo de acogida se ha puesto en marcha de madrugada. Los taxis que llevaban a periodistas y voluntarios a la Marina del Puerto de València aprovechaban para recoger a los últimos clientes de las discotecas de la zona. El enorme despliegue de seguridad y de medios de comunicación centraba las conversaciones de los que se recogían a casa. "Yo quiero ayudar, yo quiero ir", les decía a sus amigas una joven ya mareada antes de haber subido a ningún barco. "¡Qué show! Cuando desembarcan allá abajo no viene tanta gente", disparaba un periodista con acento canario.

Llegada del 'Orione' con la tripulción con trajes sanitarios / MIGUEL LORENZO

En el centro internacional de prensa había cola para apuntarse a los autobuses que iban a salir hacia el Muelle 1 y otra para coger un café. A las cinco de la madrugada, era más larga la segunda pero eso no evitó las carreras para subirse a los vehículos ni después para escalar a la tarima para registrar la llegada de los barcos. El desembarco también fue un espectáculo mediático retransmitido en directo a todo el mundo, especialmente a Italia, por razones obvias.

Cerca de las seis de la mañana hizo entrada en la bocana del puerto el 'Dattilo' pero hasta casi una hora después no bajaron los primeros inmigrantes. Lo hicieron después de que los agentes de Sanidad Exterior dieran el visto bueno al desembarco. Luego ha llegado el mediático 'Aquarius', entre aplausos desde el muelle y cánticos en el barco. Y por último, sobre las 13.15 horas el 'Orione'. Todos dormirán en tierras de la Comunitat Valenciana. También el 'Aquarius', que pasará un proceso de chapa y pintura para, pronto, volver a batallar en y con el Mediterráneo.  

0 Comentarios
cargando