Ir a contenido

PREVENCIÓN DE INCENDIOS

Catalunya utilizará drones contra los incendios forestales

La campaña de incendios empieza con tranquilidad gracias a las lluvias pero será "crítica" si hay una sequía estival

Felipe Valenzuela

La consellera Teresa Jordà se informa sobre el funcionamiento de los nuevos drones

La consellera Teresa Jordà se informa sobre el funcionamiento de los nuevos drones / Norma Vidal

Los Agents Rurals de la Generalitat y el Servei de Prevenció d'Incendis utilizarán este año drones para vigilar las zonas con riesgo de incendios provocados o evitar los rebrotes durante la campaña del verano, además de seguir usando perros adiestrados para detectar substancias aceleradoras de fuego. Esta temporada empieza, según el Departament d'Agricultura, "con una situación de relativa tranquilidad en lo que respecta al peligro de incendios" gracias a las abundantes lluvias de los últimos meses. "La situación es mejor, pero mañana comienza el período más crítico porque la vegetación forestal acumula un gran estrés por el cambio climático", ha alertado este jueves Montse Barniol, directora de Ecosistemes Forestals i Gestió del Medi.

“De las primeras cosas que queremos hacer en esta 'conselleria' es poner en valor este servicio público. Que la ciudadanía sepa que el gobierno del país apuesta por la innovación”, ha afirmado la nueva 'consellera' de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat, Teresa Jordà, que ha visitado las instalaciones de los Agents Rurals y del Servei de Prevenció d’Incendis. Allí los agentes han presentado los equipos que utilizarán en la campaña de prevención de incendios forestales que comienza este viernes 15 y durará hasta mediados de septiembre.

Se equipará a los servicios con cuatro drones con cámaras térmicas para controlar el territorio pero también para vigilar zonas susceptibles de sufrir incendios intencionados, y controlar así puntos calientes y evitar el avivamiento de las llamas. También se continuará usando a los tres perros adiestrados que ayudan a comprender las causas de los incendios, entre ellos Piris, un ejemplar capaz de detectar restos de carburantes en las zonas donde se inició el fuego. Alrededor de 500 agentes y 240 vehículos están desplegados en todo el territorio catalán, a los que se suman los 7.600 voluntarios de Agrupacions de Defensa Forestal (ADFs).

La Direcció General d’Agents Rurals elabora diariamente el Plan Alfa, un mapa operativo que valora el riesgo de incendio en cada zona de Catalunya, puntuándola del cero a tres. Solo en 2017 se quemaron 1.983 hectáreas en 629 incendios, de los cuales un 32% fueron ocasionados por negligencias (hogueras, fumadores, quema agrícola) y un 27% fueron intencionados. "La sociedad catalana no es consciente de todo lo que nos proporcionan los bosques: un mejor bienestar y servicios ambientales, culturales y patrimoniales", ha explicado Barniol. Del total de incendios ocasionados en Catalunya, 108 no tienen causa conocida según datos del Departament d'Agricultura, es decir, un 17,2%. 

Tres campañas de sensibilización para el verano

La Generalitat desplegará un operativo dedicado a controlar las principales hogueras de San Juan, que complementará a los servicios ya programados para la verbena. También se instaurará un plan de vigilancia especial para evitar incendios en la siega de cereales, actividad con un riesgo alto de incendio forestal debido a sus elevadas temperaturas y a su bajo nivel de humedad. La última de las campañas se dedicará a potenciar la normativa sobre prevención de incendios a la hora de hacer fuego. Entre el 15 de marzo y el 15 de octubre, únicamente se podrá hacer fuego destinado a barbacoas y a la quema de restos de poda.

En 2017 hubo tres incendios forestales importantes, donde las hectáreas afectadas superaron al centenar: en la comarca del Vall d'Aran (432,3), en el Bages (278,43) y el Baix Ebre (123,15). "Los incendios son inherentes al clima mediterráneo", ha asegurado Barniol. "Los fuegos se apagan gestionando correctamente el territorio, y el 64% de la superfícia forestal de Catalunya sufrió un déficit en su gestión", ha explicado.

"Ocho de cada 10 incendios están ocasionados por causas humanas", según Jordà, quien afirma que las políticas de prevención de incendios deben ser horizontales y transversales. Uno de los objetivos de esta campaña es la sensibilización de la ciudadanía para conseguir su colaboración y complicidad social. La quema agrícola, de matorrales, pasto y desechos fueron de las principales causas de incendios forestales, llegando a provocar 55 incendios. 

"La situación es mucho mejor pero a la vez más estresante por la abundante vegetación, hasta el 15 de septiembre no bajaremos la guardia", ha afirmado Marc Costa, director general de Agents Rurals

0 Comentarios
cargando