Ir a contenido

El Alto Comisionado deberá atajar un riesgo de pobreza infantil del 29%

La nueva figura tendrá entre sus retos impulsar el pacto de Estado de la infancia

Siguiendo el modelo inglés, debería aumentar las ayudas y poner el foco en las familias monoparentales

Patricia Martín

Una familia que vive en una nave ocupada en Poblenou. 

Una familia que vive en una nave ocupada en Poblenou.  / FERRAN NADEU

Antes de dar incluso a conocer los integrantes del Gobierno, el PSOE sorprendió al anunciar la intención de Pedro Sánchez de crear la figura de un Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil, que dependerá directamente del presidente. "Hemos trabajado mucho en esta materia y es una de las obsesiones de nuestro secretario general", justificó la número dos del partido socialista, Adriana Lastra. A partir de ahí, no ha trascendido quién desempeñará la tarea ni cuáles serán sus funciones, pero los especialistas en la materia no dudan de que el Alto Comisionado debería ser una especie de Pepito Grillo que vele porque Gobierno y el resto de las administraciones tengan siempre en mente que España sufre un grave problema de pobreza, que afecta a los derechos de los niños, quebranta su igualdad de oportunidades y arriesga su desarrollo futuro.

España es el tercer país de la UE en tasa de riesgo de pobreza, un 29,7% de los menores de 16 años están en esta situación, un total de 2,2 millones. Además, también es el tercer país que menos gasto público dedica a la protección social de familias e infancia (1,3% del PIB frente a una media del 2,4% en la UE). Con estos indicadores, el camino por recorrer es extenso. Por suerte, la hoja de ruta ya está perfilada con el trabajo previo que el PSOE y otros grupos han hecho en el Congreso así como por el consenso de las oenegés que trabajan con la infancia en torno a las medidas a aplicar, pese a que apenas existen ejemplos comparados de figuras gubernamentales destinadas luchar contra la pobreza infantil.

El tercer comisionado de la UE

Existe, eso sí, un modelo que marcó un antes y un después, la comisión creada por Toni Blair en 1999, que asesoraba a todos los ministerios y con créditos fiscales, medidas a favor de los cuidados y en apoyo a las familias monoparentales logró que en 10 años la tasa cayera un 16% más que en ningún otro país de la OCDE. Siguiendo esta estela, el presidente francés, Emmanuel Macron nombró el año pasado un delegado ministerial, por lo que el Alto Comisionado español sería el tercer ejemplo en Europa.

La comisión de Blair redujo la tasa un 16% más que los países de la OCDE

El sector ha recibido, por tanto, la noticia ilusión y esperanza, porque supone colocar en la agenda un problema que, hasta ahora, no aparece entre las principales preocupaciones de los españoles, pero que según los especialistas necesita de medidas "urgentes". Las oenegés estarán no obstante, vigilantes para que no sea una mera figura simbólica y, conscientes de que tendrá que actuar con los presupuestos del PP, que solo incluyen 346 millones para la pobreza infantil, de los 1.560 comprometidos en el pacto de investidura para el 2018, reclaman medidas sin coste y habilitar fondos de contingencia o créditos extraordinarios.

Las ayudas directas

A este respecto, el secretario de organización socialista, José Luis Ábalos, asegura que se buscarán "aportaciones no consignadas" y se agruparán partidas porque las cuentas son modificables. Consciente de esta situación, Gabriela Jorquera, técnico de política de infancia de Save the Children, apunta que si hay una medida de gasto a priorizar es la de aumentar de 24,10 a 100 euros la prestación por hijo a cargo. A continuación, pide generalizar la gratuidad de la educación para niños de 0 a 3 años, para que sus padres pudieran dedicarse a la búsqueda de empleo o recursos y los niños mejoren sus rendimientos educativos. En este ámbito, las oenegés reclaman que la educación sea más inclusiva y las becas se reorienten a igualar las oportunidades, más que a premiar la excelencia.

Aumentar la ayuda por hijo, universalizar la educación infantil y mejorar los indicadores, entre los objetivos

Entre las medidas que apenas tendrían coste, Save the Children sitúa la necesidad de crear una certificación de familias monoparentales, similar a la de las familias numerosas, que iguale la situación en todo el país, puesto que ya hay comunidades que cuentan con ello. En este sentido, uno de los deberes del comisionado sería mejorar la coordinación entre administraciones.

La mejora de indicadores

Desde Unicef Gabriel González añade la necesidad de mejorar los indicadores de pobreza, y que en estos no se atienda exclusivamente a la renta sino a los elementos que indican si el niño puede o tiene dificultades para estudiar en casa, entre otros. La organización social reclama que para hacer un análisis riguroso de la situación, el comisionado cuente los especialistas y los niños y sus familias.

El PSOE ha llevado al Congreso muchas de estas propuestas y la portavoz en la materia, la diputada Sonia Ferrer, considera que la figura del comisionado es óptima para impulsar el pacto de Estado de la infancia, que ha fijado la reducción de la pobreza como uno de sus objetivos. Los grupos están consensuando ya medidas, pero es difícil de vaticinar si, ante un parlamento tan fragmentado y enfrentado, el acuerdo llegará a buen puerto. El Alto Comisionado tiene, por tanto, una ardua tarea por delante.

La ONU y la OCDE han alertado de los altos índices

Instituciones como la ONU y la OCDE han alertado de los altos índices de pobreza infantil en España, donde la tasa de riesgo se sitúa en el 29,7%, lo que afecta a casi dos millones y medio de niños.

El Comité de Derechos de los Niños de Naciones Unidas remitió en enero al Gobierno un documento en el que mostraba su preocupación porque los "indicadores de exclusión" se han incrementado, mientras que las medidas de inversión continúan muy por debajo de la media europea. Asimismo, alertaba del "impacto negativo" de los recortes acometidos en crisis y urgía al país a hacer una evaluación integral de las necesidades presupuestarias de la infancia.

La OCDE, por su parte, hizo la semana pasada un informe en el que instaba a los gobiernos de los países ricos a "invertir" especialmente en los niños en condiciones precarias.

0 Comentarios
cargando