Ir a contenido

Orden del Vaticano

Los Maristas expulsan a Abel Pérez, el Joaquim Benítez de Chile

Este religioso español fue el primer denunciado y el que acumula el grueso de las acusaciones

El Periódico

El hermano Abel Pérez, de origen español, ha ejercido durante 40 años de profesor en colegios maristas. 

El hermano Abel Pérez, de origen español, ha ejercido durante 40 años de profesor en colegios maristas. 

La Congregación de los Hermanos Maristas confirmaron en la tarde de este jueves que recibieron desde el Vaticano un decreto que ordena la expulsión del sacerdote Abel Pérez, acusado por exalumnos de sistemáticos abusos sexuales. Como explicó EL PERIÓDICO, el español Abel Pérez es el profesor de Matemáticas con el que estalló el escándalo de pederastia en los colegios maristas de Chile.

"He recibido de Roma el decreto de expulsión del hermano Abel Pérez emitido por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las sociedades de Vida Apostólica, del Vaticano, confirmando el decreto de expulsión presentado por nuestro superior general, hermano Ernesto Sánchez", señala un comunicado del provincial Saturnino Alonso Ortega.

Según el portal Emol, las supuestas víctimas del cura Abel Pérez, de 70 años, hasta donde se tiene conocimiento, serían 14: diez del Instituto Alonso de Ercilla de Santiago de Chile y cuatro del Marcelino Champagnat, ubicado en una de las zonas más humilds de la capital. Ambos son colegios de la orden de los Hermanos Maristas.

El caso chileno

Los abusos se habrían cometido desde la década de los 70. Abel Pérez, natural de Villabellaco de Santullán (Palencia), habría incurrido en la misma conducta hasta el año 2000. Con este hermano arrancó un escándalo de pederastia a imagen y semejanza del que este diario destapó en colegiosde Barcelona un año antes. La mayoría de los profesores denunciados en Chile, tal como descubrió EL PERIÓDICO, nacieron en España, fueron reclutados de niños por la orden marista y, después de convertirse en hermanos, fueron enviados a Chile. 

El caso Pérez prendió la mecha después de la emisión de un reportaje del Canal T13, a finales del pasado mes de agosto, que incluía el testimonio de Hernán Martínez -un exalumno que aseguraba haber sufrido abusos por parte de Pérez- abrió la caja de Pandora. La organización marista, sin embargo, estaba al corriente de los abusos de este hermano desde el 2010. Ese año, una familia comunicó a la orden educativa que su hijo había sido agredido sexualmente por Pérez. En Chile acababa de explotar el 'caso Karadima'. Este sacerdote bien conectado con las clases altas chilenas fue acusado de pederastia y la noticia conmocionó al país. En este contexto de sensibilización social ante los abusos sexuales, Pérez confesó. 

La orden decidió apartarlo de la docencia a los 63 años y enviarlo a Perú. Pero no informó a la justicia chilena. Tras la emisión del reportaje en agosto, los maristas hicieron que regresara de nuevo a Santiago de Chile y hasta la fecha estaba en la Casa Provincial. Ahora deberá ser expulsado. 

Ola de denuncias

En los últimos 15 años, desde el caso de Andrés Aguirre, el llamado "cura Tato", 80 sacerdotes y religiosos católicos han sido acusados en Chile de delitos de connotación sexual.

De ese total, 45 fueron condenados por la justicia civil o canónica, y de ellos 34 tuvieron como víctimas a menores de edad.

Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y la impunidad en que se mantuvieron durante décadas han arrastrado a la Iglesia Católica chilena a la peor crisis de su historia, puesta en evidencia con la renuncia masiva de los miembros de la Conferencia Episcopal.

0 Comentarios
cargando