Ir a contenido

CAMPAÑA POR LOS DERECHOS HUMANOS EN BARCELONA

SOS Racisme pide medidas contra las identificaciones por perfil étnico

La entidad reclama un plan piloto para implementar formularios de identificación y registro para prevenir y monitorizar el corte discriminatorio de estas actuaciones

Presentan la guía 'Pareu de parar-me, l'aparença no és motiu', en la que ofrecen consejos sobre cómo protegerse, intervenir y denunciar estas situaciones

Helena López

Mohammed, Cheikh y Aaron, este lunes en la presentación de la guía.

Mohammed, Cheikh y Aaron, este lunes en la presentación de la guía. / ALBERT BERTRAN

Mohammed El Mouaouid lo resume todo con un ejemplo demoledor. "Él [en referencia a su compañero de mesa, el joven Cheikh Drame] no tiene derecho a llegar tarde". Cuesta entenderlo dicho así, de sopetón, sobre todo si no se es víctima de la situación. "Si va corriendo por la calle, y ya no te digo en el metro, la policía le parará seguro", prosigue. Cheikh asiente y añade otro reveladora situación cotidiana, también vivida en propia piel: "No es solo la policía, por ser negro eres sospechoso siempre; recuerdo que de adolescente no podía ir al Mercadona con mi hermana porque el vigilante de seguridad nos iba persiguiendo por los pasillo del súper todo el rato". Cheikh y Mohammed -a quien también han identificado decenas de veces únicamente por tener rasgos árabes- son dos de las personas que han participado en la elaboración de la guía Pareu de parar-mel'aparença no és motiu, editada por SOS Racisme para ofrecer consejos sobre cómo protegerse, intervenir y denunciar las identificaciones policiales por perfil étnico.

"El problema no es que te paren. Es cómo lo hacen, lo que significa, los traumas que genera en muchos, la imagen criminalizadora que se ofrece al resto de la ciudadanía y que queda...", relata Drame, quien señala que no fue consciente de lo injusto de aquello que tenía tan normalizado hasta después de muchas paradas. "Una vez un policía me dijo que vivía en el Raval, que qué quería", prosigue. En SOS Racisme -que han contado con la colaboración de numerosas entidades para redactar la guía, de la Federació d'Associacions Gitanes de Catalunya a Fedelatina o el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes- definen las identificaciones por perfil étnico como "aquellas donde se pide la documentación a personas seleccionadas por su aspecto físico; no porque hayan hecho algo indebido". Se trata, destacan, de la muestra de racismo institucional más básico y cotidiano. "Algo estructural, que supera el hecho de que un agente sea racista o no y refuerzan el prejuicio de inmigrante-delincuente", subrayan. 

Aaron Giménez Cortés, activista del pueblo gitano y uno de los participantes en la campaña, apunta otra mirada. "No va solo de que seas extranjero; mi familia hace seis generaciones que vive en Manresa. No podemos ser más catalanes, y también sufrimos esa discriminación". Está absolutamente convencido de que es por ser gitanos.

Discriminatorias y criminalizadoras

La guía, que se puede descargar en la web de SOS Racisme, busca sensibilizar tanto a las víctimas como al resto de la ciudadanía de la existencia de estas actuaciones policiales "ilegales, discriminatorias y criminalizadoras, que generan fronteras invisibles y normalizan el control policial de unos grupos específicos". Cambiar el chip en la sociedad, algo todavía más difícil que cambiar las leyes. Que la mirada del transeúnte pase del "si les paran, algo habrán hecho" y buscar una complicidad social también entre los testigos. El documento, que insiste en que la actitud es clave, busca ofrecer recursos, también, para sortear la ley de seguridad ciudadana -la famosa ley mordaza-, con la que te pueden multar por hacer una pregunta a un agente. 

Más allá de la redacción de la guía, piden a las instituciones que reconozcan la existencia y la dimensión real de estos controles y condenarlos oficialmente, por ejemplo a través de mociones. Reclaman también facilitar información operativa de calidad da los agentes de policía, tomar medidas y dar instrucciones claras dirigidas a prohibir y prevenir la identificación de personas inocentes por descripciones basadas en el color de piel, la etnia o características físicas, culturales y religiosas. 

Impulsar buenas prácticas

Una de las demandas concretas que reivindican para municipios como Barcelona es implementar un formulario de identificación y registro, práctica extendida en muchos países europeos que toman como referencia el modelo anglosajón y representa una herramienta que, a sus ojos, puede contribuir a prevenir y monitorizar el corte discriminatorio en las identificaciones y mejorar la eficacia de sus controles. Si cada vez que paran a una persona le dan un justificante de la operación, puede demostrar -y denunciar- cuántas veces le han parado y por qué. Pese a que no existen cifras oficiales -"no les interesa", subraya El Mouaouid-, en el 2014, según las últimas cifras oficiales facilitadas por el Ministerio de Interior a SOS Racisme, como mínimo el 74% de las personas identificadas no había cometido ningún delito.

La campaña pide también introducir medidas de control internas y externas y aplicar sanciones contra los agentes que identifiquen de forma discriminatoria o injustificada, difundir activamente los derechos y las garantías de las personas -uno de los objetivos que persigue la guía- y "promover espacios de intercambio, conocimiento y discusión entre la sociedad civil en general y las comunidades más afectadas por estos controles.

'La apariencia no es motivo'

El próximo sábado a las siete de la tarde Pareu de parar-me se presentará en sociedad con el teatro-foro La apariencia no es motivo, con la actuación en la Rambla del Raval de Forn de teatre Pa'tothom. El grupo de jóvenes representará una obra de teatro escrita por ellos mismos a partir de sus vivencias sobre cómo viven estas identificaciones.

También en el trabajo y la vivienda

Que el racismo es estructural, no solo cosa de los agentes de la policía, es algo que Mohammed El Mouaouid tiene muy claro. "Lo vivimos a la hora de salir a buscar trabajo o una vivienda", ejemplifica. La diferencia está en que, cuando te paran por el simple hecho de ir por la calle, quien lo hace es la policía, cuya función es, en principio, defenderte.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.