Ir a contenido

HÉROE EN FRANCIA

Un inmigrante trepa 4 pisos para el rescate de un niño en París | Vídeo

El joven maliense Mamoudou Gassama será regularizado tras su escalada para salvar a un niño suspendido en un balcón

Macron le ha recibido este lunes en el Elíseo y la alcaldesa de París le apoya para que pueda quedarse en Francia

Eva Cantón

El gesto ha sido agradecido por personalidades políticas, entre las que se encuentran el presidente Emmanuel Macron o la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. / EFE VÍDEO (YOUTUBE)

Mamoudou Gassama, un joven maliense de 22 años, llegó hace seis meses a París jugándose la vida como muchos inmigrantes subsaharianos que aspiran a una vida mejor en Europa. Este sábado, el azar y un acto de valentía poco común le han convertido en un héroe nacional al que se le han abierto las puertas de la regularización.

Gassama estaba con una amiga en el distrito 18 de París para tomar algo y ver la final de la Champions cuando escuchó el claxon de los coches y los gritos de la gente que se agolpaba en la calle Marx Dormoy frente a un edificio de viviendas. Un niño colgaba suspendido del balcón en el cuarto piso.

Al ver lo que pasaba, Gassama no lo dudó y comenzó a trepar por la fachada piso a piso a una velocidad de vértigo hasta salvar al menor. Tardó 33 segundos. “Subí y gracias a Dios lo salvé”, relataría luego a la prensa. La impactante escena del rescate, grabada por los transeúntes, se hizo inmediatamente viral en las redes sociales, donde se han multiplicado las peticiones para que el joven maliense pueda optar a la nacionalidad francesa.

Macron, con  Mamoudou Gassama.  / Thibault Camus

La clase política se deshizo en elogios y tardó poco en sumarse a la propuesta. “Este acto, de un inmenso valor, fiel a los valores de solidaridad de nuestra república, tiene que abrirle las puertas de nuestra comunidad nacional”, subrayó en Twitter el portavoz del Gobierno, Benjamin Grivaux.

La alcaldesa de la capital, la socialista de origen gaditano Anne Hidalgo, quien por cierto mantiene un duro pulso con el Ejecutivo a cuenta de la penosa situación de los migrantes que malviven en las calles de París, habló con el joven maliense por teléfono para agradecerle el gesto y le prometió que la alcaldía le apoyará en todas sus gestiones para instalarse en Francia. Y Patrice Bessac, alcalde comunista de Montreuil, localidad en la que reside Gassama, ha propuesto nombrarle ciudadano de honor.

Este lunes Gassama ha sido el mismo presidente francés quien le ha recibido en el Elíseo. Tras su encuentro, Emmanuel Macron ha anunciado que su situación administrativa será regularizada en breve, podrá optar a la nacionalidad francesa e integrarse en el cuerpo de bomberos de París. Su portavoz, el coronel Gabriel Plus, ha dicho de él que tiene los valores necesarios para ello: altruismo y eficacia. “Afortunadamente había alguien en buenas condiciones físicas que tuvo el valor de ir a buscar al niño”, se felicitaron este sábado los bomberos.

“Tan admirable es el gesto de este joven, que merece la nacionalidad, como indecente la instrumentalización de Macron”, alertaba uno de los muchos internautas molestos con lo que consideran un acto meramente publicitario del presidente francés.

Debate sobre inmigración

El caso ha reavivado el debate sobre la suerte de los inmigrantes irregulares. Si para SOS Racismo el acto del maliense recuerda que las personas sin papeles son seres humanos con un enorme valor, el Frente Nacional, visiblemente incómodo, apoya la naturalización pero alerta que ello no debe justificar las regularizaciones masivas.

Mientras, la actuación poco ejemplar del padre del niño de 4 años le ha valido un detención provisional por haber dejado a su hijo solo mientras hacía unas compras. Se arriesga a una pena de hasta dos años de cárcel. La madre del pequeño no estaba en París cuando se produjeron los hechos y los servicios sociales se han hecho cargo del crío, que fue trasladado al hospital en estado de shock y con una uña rota.

El inmigrante al que han bautizado ‘Spiderman’ en las redes sociales solo tuvo un rasguño en la rodilla. “Tuve miedo cuando salvé al niño. Fui al salón y me puse a temblar. No era capaz de tenerme en pie y tuve que sentarme”, ha confesado Gassama.

0 Comentarios
cargando