Ir a contenido
En 90 vagones como este de las series 2.000 y 5.000 del Metro de Madrid se ha detectado la presencia de amianto en los cofres disruptores, la caja blanca que llevan los bajos, junto a las ruedas.

Víctimas del amianto

El miedo se extiende entre los trabajadores del metro de Madrid

Confirmado el cuarto enfermo por asbestosis dos días después de morir uno de sus compañeros afectados

Pendiente de la confirmación de un quinto posible caso, la plantilla irá a la huelga el 1 de junio exigiendo un examen médico para todos

Juan José Fernández

Fin de semana negro para el metro de Madrid. La empresa pública de transportes ha reconocido este sábado un cuarto enfermo por el amianto presente en 90 vagones de 33 trenes. La noticia se le ha venido encima a la plantilla apenas 12 horas después de asistir al velatorio y cremación de los restos de Antonio Morán Canseco, mecánico muerto el jueves tras dos años de pelea contra un cáncer de pulmón por asbestosis. Hasta abril pasado no se le reconoció como enfermedad profesional.

Ya van cinco casos en toda España, sumando a los de Madrid el del ilerdense Juan Pareja, que trabajó en el metro de Barcelona, y del que dio noticia EL PERIÓDICO. El recién confirmado es el de un madrileño de 56 años, que llevaba en los talleres del Metro desde 1991. Su enfermedad está en fase inicial. Este fin de semana se ha ido fuera con la familia para intentar relajarse.

A la espera de otro caso más

No hay en la ciudad de Madrid un colectivo más atribulado estos días que el de los mecánicos de ciclo corto del metro, la especialidad más peligrosa en el suburbano por su contacto con el mineral tóxico. Se multiplican las llamadas angustiadas a los servicios médicos y a los sindicatos desde que empezó el goteo de casos. A las primeras toses y dolores de costado se dispara el miedo, infundado o real, que anida ya en numerosas casas de empleados.

Fuentes de la empresa temen que pronto se verá confirmado un quinto caso madrileño, un jubilado al que le han diagnosticado cáncer de pulmón, y cuyos informes médicos están siendo examinados.

Tuvo que estallar el escándalo en el Metro de Madrid, en marzo pasado, para que etiquetas de advertencia como esta fueran colocadas en la maquinaria de los trenes. A la derecha, Alfonso Blanco, veterano mecánico de los convoyes y delegado de CCOO. / EL PERIÓDICO

"Habrá más casos, y en otras categorías laborales", augura  Alfonso Blanco, delegado sindical de CCOO y técnico que compartía mesa de taller con el fallecido Antonio Morán y con el nuevo enfermo detectado. Desde 1987, el año en que entró de mecánico, han compartido con él la atmósfera venenosa de los talleres un centenar de especialistas.

Durante 25 años, la situación en esos recintos aledaños a las estaciones de Canillejas y Laguna se ha vuelto muy peligrosa cada vez que los trabajadores, desinformados, abrían los cofres disruptores que llevan uno de cada dos vagones de los trenes de las series 2.000 y 5.000, y lijaban el hollín de unas piezas, los "apagachispas", hechas de amianto.

Del miedo a la indignación

"Yo llevo en Mantenimiento desde 1990 y nunca he sabido que los trenes contenían amianto; hasta septiembre pasado, nadie me informó ni me formó -se lamenta Blanco-. Espero que la justicia ponga a cada uno en su sitio. Con la salud no se negocia, todos queremos terminar nuestra etapa laboral sanos. No es justo que estos compañeros enfermen quedándoles tan poco tiempo para jubilarse y disfrutar".

El Sindicato de Maquinistas del metro de Madrid y CCOO han convocado paros parciales para los próximos días 1, 4, 8 y 15 de junio, por "la falta de prevención que ha venido padeciendo la plantilla" y exigiendo un examen médico generalizado y voluntario para todos los empleados.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.