Ir a contenido

En EEUU

Un hombre muere en Florida al explotarle su cigarrillo electrónico

El artilugio salió disparado como un proyectil y le dio en el cabeza

El Periódico

Una persona inhala vapor de un cigarrillo electrónico.

Una persona inhala vapor de un cigarrillo electrónico. / AFP / KENZO TRIBOUILLARD

Un hombre de 38 años ha muerto en Florida por la explosión de su cigarrillo electrónico, que le arrojó dos fragmentos al cráneo que acabaron con su vida. Se trata del primer fallecimiento por esta causa conocido en Estados Unidos. El siniestro ocurrió el pasado 5 de mayo en su casa, a la que los bomberos acudieron tras ser notificados de un incendio.

Cuando llegaron, se entraron una habitación en llamas, el lugar donde yacía la víctima. Según la autopsia, tenía quemaduras en el 80% de su cuerpo, aunque su muerte se debió a un "proyectil en la cabeza", los fragmentos del cigarrillo electrónico, fruto de la explosión.

El cigarrillo que le causó la muerte a Christopher D'Elia era del fabricante Smok-e Mountain, de Filipinas, un dispositivo aún sin regular y sin características de seguridad, de acuerdo con un portal sobre cigarrillos electrónicos.

No es la primera vez que ocurren accidentes de este tipo. Según medios estadounidenses, entre el 2009 y el 2016 han explotado o se han incendiado al menos 195 cigarrillos electrónicos, y aunque no se registraron decesos en ese periodo, las explosiones causaron 133 lesiones, 38 de ellas de gravedad.

Temas: Tabaquismo

0 Comentarios
cargando