Ir a contenido

Licencia ortogada

Roses da luz verde a las obras exteriores del nuevo Bulli

La reanudación de los trabajos está condicionada a algunos ajustes y la entrega de documentación administrativa

ACN

 El Bulli, en una foto del 2011.

 El Bulli, en una foto del 2011. / ARCHIVO / JULIO CARBÓ

El Ayuntamiento de Roses ha aprobado en junta de gobierno la concesión de la licencia para hacer las obras exteriores del nuevo Bulli 1846. La reanudación de los trabajos está condicionada a pequeños ajustes como definir constructivamente los acabados de los Worksharing y Brainstorming y la entrega de documentación administrativa. La alcaldesa, Montse Mindan, ha asegurado que se trata de un trámite normal y que la concesión del permiso es una muy buena noticia para el municipio. "Creo que las propuestas de modificación que se han hecho han servido para ir mejorando el proyecto y, aunque tardaremos más tiempo, el resultado será más óptimo", ha dicho.

Los promotores del proyecto hace meses que avanzan en las obras interiores del nuevo edificio pero tuvieron que parar las del exterior pendientes de los permisos. En verano, Urbanismo dio luz verde al proyecto y ahora el consistorio les ha otorgado la licencia. Los trabajos incluyen un aparcamiento, un centro de recepción para visitantes y la restitución de vegetación.

Cronología

Las obras para levantar el nuevo Bulli1846 se iniciaron en marzo del 2015 después de un primer cambio en el proyecto inicial, que preveía una ampliación respecto de la superficie del antiguo restaurante de hasta el 50%.

La situación obligaba a la Generalitat a buscar fórmulas legales para permitir esta actuación en un espacio ubicado en pleno Parque Natural del Cap de Creus porque la normativa vigente solo permitía ampliarlo en un 20%. Finalmente, el chef y promotor del proyecto, Ferran Adrià, anunció que solo saldría adelante la reforma permitida.

Los trabajos, sin embargo, se tuvieron que parar por primera vez un año después que las obras que se estaban haciendo en el exterior del complejo no tuvieran autorización. Los promotores presentaron un proyecto complementario. En mayo del año pasado, el Ayuntamiento les denegó el permiso de obras porque no se ajustaban a las condiciones fijadas y las nuevas edificaciones proyectadas no cumplían con el Plan Especial de la zona,. En junio el consistorio dio luz verde al texto refundido presentado por adecuarse y el documento se remitió a los diferentes organismos dependientes de la Generalitat para que emitieran informes favorables.

En verano, Urbanismo dio el visto bueno al proyecto y, finalmente, este lunes la junta de gobierno de Roses ha acordado concederles la licencia de obras para hacer las obras exteriores.

El nuevo equipamiento donde hasta el año 2011 se ubicaba el que fue durante cinco años el mejor restaurante del mundo quiere convertirse en un "laboratorio expositivo". Según explicó el propio Adrià a la ACN el mes de marzo del año pasado, el espacio contará con un equipo creativo de gente trabajando y haciendo investigación sobre la eficiencia en innovación. También habrá una parte expositiva sobre el proceso de creación gastronómica.