Ir a contenido

Entre 1,5 y 5,4 % de mujeres tiene trastorno estrés postraumático tras parto

EFE

Entre el 1,5 % y el 5,4 % de las mujeres desarrollan un trastorno de estrés postraumático después del parto, una situación que genera un gran padecimiento psicológico que puede afectar el vínculo primario con el bebé y las relaciones de pareja, con la familia y los médicos.

En Cataluña, la situación es parecida a los datos internacionales: dos de cada diez mujeres padecen algún problema de salud mental durante el embarazo y el primer año después de parir, el 75 % de las cuales no son diagnosticadas ni reciben el tratamiento y el apoyo adecuados.

Estos datos son estimaciones ya que no existen cifras oficiales sobre este tema, ha alertado hoy en un comunicado la Asociación Catalana por un Parto Respetado, que impulsa una campaña de visibilización y concienciación en las redes sociales.

La campaña va dirigida a la población en general y, especialmente, a los profesionales sanitarios, a los que, a menudo, pasa desapercibida la carga de malestar psíquico y anímico que tienen muchas mujeres durante el embarazo y/o el posparto.

Iliana París, psicóloga clínica, y socia de la entidad Dona Llum, ha considerado: "las mujeres somos resilientes, tenemos una capacidad inacabable para sobreponernos y reinventarnos, pero todas tenemos el derecho a recibir un acompañamiento psicológico adecuado durante periodos tan sensibles como la maternidad. No debemos avergonzarnos ni vivirlo en soledad, hemos de pedir ayuda".

Ha añadido que "parece que la sociedad aún se resiste a aceptar que el vínculo sano entre madre y bebé comienza con una buena salud mental de la madre".

Dona Llum ha alertado de que estudios recientes han demostrado que el apoyo "madre-madre" durante el posparto inmediato (desde la segunda semana hasta la semana doce) es una herramienta eficaz para prevenir la depresión posparto en mujeres con alto riesgo de padecerla.

La campaña coincide en el tiempo con la conmemoración hoy del Día Mundial de la Salud Mental Materna y la Semana Mundial de la Salud Mental Materna, que se celebra hasta el próximo domingo

El Día Mundial de la Salud Mental Materna es una iniciativa creada el año 2016 con el impulso de un grupo de activistas internacionales y surgida de la necesidad de dar visibilidad, por una parte, al sufrimiento que experimentan algunas madres durante la gestación o el posparto y, por otra, de la escasa o nula atención que reciben por parte de los servicios de salud.

El estrés y las enfermedades mentales maternas pueden afectar directamente al feto y al bebé, teniendo un impacto sobre su desarrollo físico, cognitivo y emocional que puede perdurar en el tiempo, según Dona Llum.

Una de las organizaciones pioneras en esta causa es la británica Alianza de Salud Mental Materna que, en sus informes, han expresado que estos trastornos son una de las primeras causas de muerte entre las mujeres durante el embarazo y el primer año posterior al parto, y considera que el coste de no tratarlos apropiadamente supera con creces el coste económico de proporcionar una atención adecuada.