Ir a contenido

POLÉMICA JUDICIAL

Guerra entre Catalá y la judicatura por la sentencia de 'La manada'

Jueces y fiscales exigen de forma unánime su dimisión por criticar a un juez

El ministro, sobre el autor del voto particular: "Todos saben que tiene un problema singular"

Gemma Robles / Ángeles Vázquez

En declaraciones a Cope, Catalá ha considerado que la labor del CGPJ es ver si está en plenas facultades para ejercer su labor. / EFE VÍDEO

Que el Gobierno había decidido ser activo ante el escándalo social que provocado por la sentencia a 'La manada' quedó claro el viernes, cuando el consejo de ministros decidió someter a estudio la posibilidad de revisar, en el Código penal, si la violación está bien tipificada. Lo que resultó sin duda una sorpresa es que el titular de la cartera de Justicia, Rafael Catalá, se atreviera a sugerir públicamente este lunes que el juez que emitió el voto particular defendiendo la absolución, Ricardo González, tiene "algún problema" y una "situación singular" que ha influido en su decisión. Y aún más chocante fue que añadiera que "todos" lo sabían -se supone que en el mundo judicial- y que eso incluya al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que no hizo nada al respecto, según el ministro, cuando debiera haber actuado a modo preventivo.

"Me sorprende, sobre todo entre los miembros de la carrera que conocen el caso, que cuando todos saben que alguna persona tiene algún problema y tiene una situación singular, el Consejo no actúe y luego se produzcan resultados singulares. Eso se podría haber evitado", declaró en 'Cope', desatando, como era previsible, la guerra con los profesionales de la toga, algunos de los cuales no daban crédito, al ser consultados por este diario, a la estrategia del ministro de tirar una llamativa y contundente piedra argumental escondiendo la mano.

No es usual, de hecho, que el órgano de gobierno de los jueces, que preside Carlos Lesmes (con quien el ministro no tiene la mejor de las relaciones) se sintiera obligado a emitir un comunicado para reprender a un miembro del consejo de ministros por ‘olvidar’ la doctrina Montesquieu: "El CGPJ apela a la moderación, prudencia, mesura y a la responsabilidad institucional para evitar la utilización política de la justicia o el cuestionamiento de la independencia, la imparcialidad y la profesionalidad de los jueces y juezas que integran el poder judicial".

Retrasos en 1999 e inspección de rutina

El ministro no dio un paso atrás en todo el día, por más críticas que le llovieran. Debía tener Catalá muy bien calculado a primera hora de la mañana el objetivo que buscaba, porque no rectificó, pero tampoco facilitó más información sobre el problema "singular" que supuestamente aqueja al juez González, cuyo voto particular en el caso de la manada decía que no encontraba probado el abuso sexual contra la víctima y que, en el vídeo que se grabó con las múltiples penetraciones a la que fue sometida la joven, observaba "jolgorio" y "regocijo".

Para no ir más allá -pese a lo lejos que simbólicamente fue quien lleva la cartera de Justicia-, alegó que no conocía detalles y que tampoco resultaba "razonable" hablar de un "problema personal". A partir de ahí crecieron las especulaciones, pero lo único que ha certificado como cierto el Consejo General del Poder Judicial en un tema tan delicado es que, en los últimos cuatro años, no se ha abierto ningún expediente disciplinario contra este magistrado. Y que si existieron anteriormente, dado que se le sancionó por un tema de retrasos en sentencias en 1999, estaban cancelados en virtud de la Ley del poder judicial. Fuentes del Consejo especifican que los "motivos personales" que pudieron provocar dichos retrasos sancionables no le incapacitaban para participar en la sentencia de ‘La manada’.

Asimismo, desde el Poder Judicial se incide en que no se ha recibido petición expresa recientemente para una investigación o seguimiento en torno a la actividad del citado juez. Lo que se le ha solicitado, especifican las fuentes consultadas, es una demanda de inspección rutinaria en la sección segunda de la Audiencia de Navarra (se realizan de forma anual), donde trabaja el magistrado González junto a otros, pero también de la sección tercera, sin que se haya concretado motivos excepcionales o nombres a estudiar algo que, inciden las mismas fuentes, sería lo usual en caso de haberse detectados problemas.

El abogado de la Manada le acusa de populista y de no respetar la división de poderes. / ATLAS VÍDEO

"Temeridad del ministro"

Por si faltaban elementos llamativos, la portavoz del PSOE, Margarita Robles, salió a la palestra a avalar las sospechas del titular de Justicia y a dar otro tirón de orejas al CGPJ, como hizo con algo más de sutileza su homólogo del PNV, Aitor Esteban, mientras Ciudadanos y Podemos exigían explicaciones claras (que no llegaban) y ponían el grito en el cielo. Los morados terminaron por solicitar la dimisión de Catalá.

Así las cosas, la batalla abierta por Catalá y avalada por Robles contra el CGPJ de Lesmes fue tomando forma. Sin que pudiera contrastarse con fuentes oficiales que el para algunos polémico, para otros bochornoso voto particular del juez González esconde algo más que el punto de vista de un togado, las asociaciones exhibieron indignación. Los primeros, los jueces navarros, que abogaron por que el ministro deje el cargo.

Poco después las siete asociaciones judiciales se sumaron unánimamente a esa demanda. "La intromisión del Ejecutivo en las labores que le corresponden exclusivamente al Consejo General del Poder Judicial (tales como la tutela o el impulso de la labor disciplinaria) y los comentarios acerca de la capacitación o no de un magistrado son de una temeridad por quien ejerce como ministro de Justicia", enfatizaron.

Las ministras Báñez y Montserrat, favorables a la revisión del Código Penal

Mientras el ministro de Justicia disparaba hoy no contra la sentencia de ‘La manada’, sino contra el autor del voto particular que defendía la absolución, las ministras de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat,prefieron poner sobre la mesa la necesidad de reformar el Código Penal.Algo sobre lo que se manifestó de forma mucho más tibia su colega Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, quien indicó que se debe “dejar en manos de los expertos” el debate.   

Según Báñez, "hay que pasar de la decepción a la acción" y por tanto, después de “una reflexión serena” se debe actuar recurriendo la sentencia por abuso sexual y revisar los aspectos del Código Penal “que se considere que merecen mayor reproche penal".

A su vez, Montserrat recordó que tras el último Consejo de Ministros, el Gobierno ya anunció que analiza la tipificación de los delitos contra la libertad sexual “Por si tenemos que mejorar o adaptar el Código Penal, después de haber visto la sentencia”.

0 Comentarios
cargando